Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Adoptar un perro

La adopción de un perro abandonado es una decisión emocionante que no puede tomarse a la ligera. En Purina puedes obtener más información sobre la adopción de un perro.

Perro adoptado
  • Los perros adultos adoptados tienden a ser más tranquilos, y tienen una rutina y personalidad ya asentadas en comparación con un cachorrito.
  • Algunos perros mayores en adopción ya sabrán convivir en un hogar y entenderán las órdenes básicas.
  • Una protectora de animales responsable se asegurará de que tu perro haya pasado una revisión veterinaria, esté esterilizado, vacunado, desparasitado y de que haya recibido cualquier tratamiento que necesite antes de que te lo lleves a casa.
  • En algunos casos, el centro de acogida de animales dispondrá de información sobre la historia del perro y podrá ayudarte a seleccionar el perro más adecuado para tu hogar y estilo de vida; por ejemplo, podrá decirte si se relaciona bien con los niños y con otras mascotas. Esto será útil para crear la combinación perfecta para ti y para tu futura mascota.
  • Las protectoras responsables te brindarán un valioso apoyo y asesoramiento durante toda la vida de tu perro adoptado. Esto incluye la recogida del animal para encontrar otro hogar adecuado si tus circunstancias cambian y ya no puedes seguir cuidándolo.
  • Con tantos perros disponibles para la adopción, puedes estar seguro de encontrar un perro adecuado para ti con ayuda de los asesores del centro de adopción.
  • Y, por encima de todo, tendrás la satisfacción de dar al perro adoptado la vida feliz y el amor que todos los animales se merecen.

Por supuesto, como con la adquisición de cualquier nueva mascota, hay cuestiones que tienes que tener en cuenta antes de traer a tu nuevo amigo a casa. Esto puede ser aún más importante al adoptar un perro, ya que según haya sido su vida antes de llegar al refugio, puede presentar ciertas peculiaridades que debes conocer.

  • A los perros les gusta tener espacio para moverse y no les va a gustar estar encerrados en espacios pequeños. Sé sincero con respecto a tu vivienda: ¿tienes suficiente espacio para un perro?
  • Aunque tengas un sitio en tu corazón para un perro, también necesitas tener uno en tu vida diaria. A diferencia de los gatos, los perros dependen mucho más de ti para mantenerse en forma y entretenidos, por lo que tienes que estar seguro de tener tiempo para satisfacer sus necesidades conductuales, sociales y físicas.
  • Los perros de edad avanzada pueden haber afianzado patrones de comportamiento que pueden ser difíciles de cambiar. Puede llevar tiempo que tu perro se adapte a su nueva vida contigo, pero no te desanimes: ¡los perros viejos pueden aprender trucos nuevos!
  • Desgraciadamente, algunos perros están en centros de acogida de animales por haber sido maltratados en el pasado. En estos casos, pueden traer consigo un cierto bagaje emocional o problemas de comportamiento. Pide al asesor del centro de acogida toda la información posible sobre la historia del perro antes de adoptarlo; así sabrás qué esperar.
  • Si ya tienes un perro en casa, debes realizar con cuidado la presentación del perro adoptado. A veces, es más fácil presentar a un cachorro que a un perro adulto adoptado. Para más información, consulta nuestra guía sobre la presentación de tu perro a otras mascotas.
  • Si se ha utilizado al perro para fines de crianza o de exhibición, puede tener ciertos comportamientos adquiridos que tendrás que ayudarle a modificar. Tu centro de adopción debe estar en condiciones de proporcionarte más información.
  • Ocuparte de un perro tiene un coste, ya que has de hacerte cargo del seguro para mascotas, el tratamiento veterinario y la alimentación. Ocuparte de los gastos de tu perro forma parte de la tenencia responsable de animales, por lo que debes estar seguro de poder asumirlo cómodamente antes de adoptar un perro.
  • Un perro es un compromiso de por vida, y es importante proporcionar un entorno estable al perro adoptado: antes de llevarlo a casa, asegúrate de poder dárselo.

Al adoptar un perro, es importante que medites detenidamente qué es lo mejor tanto para tu nueva mascota como para ti.

Una vez que sepas qué tipo de perro estás buscando, ¡puedes empezar a buscar a tu nuevo amigo de cuatro patas!

icono 1

Existen muchos centros de acogida de animales repartidos por todo el país, desde entidades benéficas nacionales a refugios y perreras locales. Encontrarás muchas opciones en Internet e, incluso, puedes pedir a tu veterinario que te recomiende alguna.

Cuando encuentres un centro donde adoptar a tu perro, ve a visitarlo. El refugio debe estar limpio y el personal debe tener tiempo para comentarte las opciones disponibles. Si estás pensando en adoptar una raza concreta, puedes ponerte en contacto con un grupo de adopción de la raza que te interesa.

Y ahora... lo más emocionante: ¡encontrar a tu mascota e iniciar el proceso para llevártela a casa!

  • Indica al personal del refugio qué tipo de mascota estás buscando. Te enseñarán los perros que consideren más adecuados para ti.
  • Cuando hayas encontrado a tu amigo peludo perfecto, pídele al personal que te lo reserve.
  • Antes de la adopción, el centro de acogida de animales querrá visitar tu casa para asegurarse de que tienes un entorno adecuado para el perro. ¡Así que no te desanimes si no puedes llevártelo a casa el mismo día!
  • Se te pedirá que abones una tarifa de adopción, que servirá para ayudar a cubrir los gastos de la atención recibida por tu perro durante su estancia en el centro de acogida.
  • La mayoría de los refugios esterilizarán y colocarán un microchip a tu perro antes de que te lo lleves a casa. Si no lo hacen, probablemente te pidan que firmes un compromiso para encargarte de ello en un futuro próximo.
icono 2
icono 3

Aunque la adopción de un perro suele ser una decisión cuidadosamente planeada de antemano, a veces surgen sorpresas. Si encuentras un perro callejero y quieres darle un hogar, hay varias cosas que debes hacer antes de reclamarlo como propio.

La primera de ellas es asegurarte de que no tenga dueño. Para ello, pregunta a los vecinos, coloca carteles por tu zona y avisa a tu veterinario. Si con ninguno de estos intentos se localiza al propietario, el veterinario escaneará al perro para ver si tiene un microchip con los datos del dueño.

Si los datos del microchip están obsoletos, si no se puede localizar al dueño o si no existe ningún microchip, podrás adoptar al perro. Antes de hacerlo, pide a tu veterinario que le haga un chequeo completo para asegurarte de que esté sano y saber si necesita algún tipo de tratamiento.

Tanto si planeas adoptar un perro como si esto ocurre por casualidad, ¡te espera un divertido futuro repleto de vivencias con tu nuevo perro!

share.png SHARE