Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Escoger el perro ideal para ti

Si estás pensando en tener un perro, es muy importante que elijas uno que encaje contigo y con tu estilo de vida. En Purina encontrarás más información.

¿Pedigrí, cruce o mestizo?

Perro andando en jardín

¿Sabías que hay más de 200 razas de perros reconocidas? Si añadimos a todos esos encantadores cruces y mestizos, tenemos cientos de tipos más donde escoger. Si es la primera vez que vas a tener un perro, quizá lo primero que debas tener en cuenta es si quieres un perro con pedigrí, un cruce o un mestizo.

La ventaja de elegir un perro con pedigrí (también llamados "de raza") es que existe cierto grado de predictibilidad. Puedes estar prácticamente seguro de que tu amigo de cuatro patas tendrá un tamaño, longitud y textura de pelaje, carácter y grado de energía determinados, y también conocerás algunas posibles dolencias que pueden afectar a ciertas razas.

Incluso es posible cierta predictibilidad en el caso de un cruce. Los perros cruzados son hijos de padres de dos razas diferentes, pero puede ser difícil estar seguro de cuál de las razas, en caso de ser sólo una, determinará el aspecto y personalidad del perro. Por ejemplo, un cruce de Border Collie con Labrador puede ser parsimonioso, rebosar energía o ninguna de las cosas.

La diversión comienza con los mestizos (vulgarmente llamados "chuchos"). Proceden de ascendientes sin pedigrí en su mayor parte y, aunque algunas veces pueden observarse rasgos de razas reconocibles en ellos, ésta suele ser más bien una tarea de adivinación. Una de las muchas ventajas de los mestizos es que suelen ser más sanos, ya que cuentan con un acervo genético más amplio, es decir, es menos probable que presenten problemas hereditarios.

Para más información sobre qué raza de perro es más adecuada para ti, prueba nuestra HERRAMIENTA DE SELECCIÓN DE RAZA

¿Cachorro o adulto?

No se habla de "poner cara de perrito abandonado" en vano: existe algo en los cachorros que los hace totalmente irresistibles. Pueden ser una monada, pero eso no significa necesariamente que un cachorro sea la mejor opción para tu hogar y para ti.

Si estás pensando en tener un cachorro, observarás que son curiosos por naturaleza y que están deseando aprender, por lo que es imprescindible que tengas tiempo para su adiestramiento. ¡Con amor, atención y adiestramiento puedes convertir a este lienzo entusiasta en una obra de arte! El adiestramiento es muy divertido, pero también un trabajo duro: tendrás que enseñárselo todo, desde el control de los esfínteres al paseo con correa. Si dispones del tiempo y la paciencia necesarios, descubrirás que su transformación recompensa con creces todo el esfuerzo realizado y, además, se creará un gran vínculo entre tu perrito y tú.

Otra opción es dar un nuevo hogar a un perro "adolescente" o adulto. Si es tu primer perro, tal vez un perro mayor se adapte mejor a tu estilo de vida.

La mayoría de los perros adultos llegarán a ti con cierto adiestramiento y socialización. No obstante, eso no significa que el trabajo haya terminado, todavía queda mucho por hacer y no existe razón para que no formes un vínculo tan fuerte como con cualquier cachorro. El viejo dicho "Perro viejo no aprende trucos nuevos" no es cierto, ya que todos los perros pueden seguir aprendiendo y adaptándose durante toda su vida.

Por desgracia, algunos de los perros adultos que vas a encontrar no habrán tenido la suerte de disfrutar de un hogar cariñoso, por lo que pueden llegar a ti con cierto "bagaje emocional". Estos perros necesitan más amor, tiempo y paciencia, pero todo lo que le des será tremendamente gratificante tanto para tu perro como para ti, y tendrá como resultado una amistad de por vida. Trabajar juntos en el adiestramiento contribuirá a crear un vínculo especial y reforzará la confianza entre ambos. El personal y los voluntarios de los centros de acogida de animales te ayudarán a elegir el perro adecuado para convertirse en tu compañero perfecto.

Perro y cachorro en jardín

¿Perro o perra?

Icono de representación 1

Otra cosa que tienes que pensar antes de tener un perro es si prefieres un macho o una hembra. Existen opiniones variopintas y, al final, la decisión dependerá de tus preferencias personales.

Algunos dueños dicen que las perras son más fáciles de adiestrar y que tienden a ser más cariñosas, mientras que otros sostienen que son más independientes y distantes. Suele decirse que los machos son más agresivos, aunque la esterilización puede facilitar su control si empiezan a mostrarse demasiado atrevidos y seguros de sí mismos (de todos modos, esto varía según la edad de esterilización y de un perro a otro).

No existe una respuesta sencilla; recuerda que, en gran parte, el carácter y el comportamiento de tu perro dependerán de su propia personalidad y de la cantidad de tiempo que dediques a adiestrarlo y socializarlo.

Algunas veces, los perros de uno u otro sexo sin esterilizar pueden ser de armas tomar. Los machos pueden vagabundear en busca de hembras, y las hembras sin esterilizar pueden ser difíciles de controlar durante su celo, así como sufrir embarazos psicológicos. Si estás pensando en criar, éstos son obstáculos que habrá que superar. Por otra parte, los embarazos no deseados pueden causaros problemas innecesarios a tu perra y a ti, como posibles complicaciones durante el parto y la búsqueda de hogar para los cachorros. El coste de esterilizar a una hembra suele ser superior al de la esterilización de un macho, sobre todo si ya está embarazada.

Para más información sobre cómo afecta la esterilización a machos y a hembras, consulta nuestra página de preguntas frecuentes sobre la esterilización.

¿Un criador o centros de acogida de animales?

Si deseas un perro con pedigrí o un cruce, lo mejor que puedes hacer es buscar un criador de confianza. Ponte en contacto con la secretaría de un club de criadores que tenga una lista de camadas disponibles o que pueda ponerte en contacto con los criadores de tu zona. Intenta elegir un criador que forme parte de la lista de criadores acreditados.

Puede resultar enormemente gratificante adoptar un perro de un refugio de animales y ofrecerle una segunda oportunidad en la vida. Hay muchos perros que esperan encontrar el calor de un hogar definitivo. Cada perro tiene su propia historia y muchos de ellos, que han perdido su primer hogar sin haber hecho nada para merecerlo, estarían encantados de formar parte del tuyo.

Los centros responsables se preocupan de elegir el perro adecuado para cada persona: no desean que sean rechazados de nuevo ni que te hagas cargo de un perro que no sea adecuado para ti. El personal estudia atentamente a los perros que acoge, y dedicará tiempo a conocerte a ti, a tu familia y tu estilo de vida antes de recomendarte uno de sus perros. Estarán encantados de asesorarte y de responder a todas tus preguntas.

Como cabía esperar, hay más perros adultos buscando un nuevo hogar que cachorros, y cuando hay cachorros en adopción, suelen conseguir adoptante rápidamente. Si estás decidido a adoptar un cachorro, es posible que tengas que contactar con varios refugios y centros de acogida, o desplazarte lejos, para encontrar al adecuado para ti.

Tanto si compras un perro a un criador como si adoptas uno de un refugio, ¡puedes estar seguro de que te espera un futuro repleto de divertidas aventuras con tu nuevo amigo!