Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

5 Planes para disfrutar del verano con tu perro

Llevas todo el año esperando que llegue el buen tiempo para hacer más actividades con tu perro. Te apetece compartir experiencias con él y pasarlo bien juntos, Seguro que, a estas alturas, ya tienes en mente algunas ideas para conseguirlo. Pero, por si aún no te has decidido, te contamos nuestros 5 planes favoritos.

1. Mar, sol y arena, diversión asegurada

Los perros adoran la playa casi tanto como tú, sobre todo cuando, después de jugar juntos, podéis refrescaros con un buen chapuzón.

Cada año son más las ciudades que disponen de playas para perros, con el fin de que puedan disfrutar de la experiencia sin estar sujetos a restricciones horarias. Estas playas están acondicionas con mobiliario urbano específico para garantizar su buen funcionamiento y cubrir las necesidades de los perros.

Eso sí. El sol y el calor puede incomodar a tu mascota y perjudicar su salud, por lo que te aconsejamos que lleves una sombrilla y agua abundante para que esté protegida en todo momento.

También es conveniente que evites las horas en las que el sol es más intenso y la arena se calienta en exceso, porque tu perro podría sufrir quemaduras en las almohadillas de las patas.

Durante vuestra estancia en la playa no lo pierdas de vista. Vigílalo de cerca para evitar que pueda perderse o incomodar a otros perros y dueños.

Por último, cuando regreséis a casa, revisa muy bien las orejas y los oídos de tu perro, y límpialos en el caso de que detectes agua o arena en su interior. Así evitarás infecciones.

2. De terrazas por la ciudad con tu perro

Una calle o una plaza con encanto. Un libro. Una conversación tranquila. Sombra y una bebida bien fría. ¿Se te ocurre un plan mejor? Pues imagínate si además puedes llevarte a tu perro y vivir la experiencia juntos.

Las terrazas son lugares estupendos para relajarse con tu perro y disfrutar de la ciudad. Actualmente, la mayoría de bares permiten el acceso de las mascotas a las terrazas siempre que estén vigilados por sus dueños, y algunos incluso incorporan detalles para que se sientan como en casa.

A los perros les encanta la compañía, por lo que tanto si quedas con alguien como si no, tu perro no dudará en acomodarse junto a tus pies, poner cara de felicidad y prestar atención a todo lo que ocurre a su alrededor.

Perro en una terraza con sus dueños

3. Canicross, una gran forma de hacer deporte

Canicross, chica corriendo junto a su perro

El canicross es una actividad deportiva que te permitirá hacer ejercicio acompañado de tu perro. Compartir kilómetros con él puede convertirse en una motivación extra para que ambos estéis en forma.

En principio, cualquier perro mayor de un año puede salir a correr contigo, siempre que no tenga ningún problema de salud y que su morfología (tamaño y peso) sea el adecuado para realizar esfuerzos físicos.

Para practicar el canicross necesitarás un equipamiento básico: un arnés de tiro, una línea de tiro con amortiguador y un cinturón específico para ti, que debe estar reforzado en la espalda para evitar daños en tu zona lumbar.

Es vital que respetes la progresión de tu perro, por muy acostumbrado que estés a correr. Intenta ajustarte a su ritmo inicial e ir aumentándolo a medida que vayáis cogiendo el hábito. Escoge horas en las que la temperatura no exceda los 20 grados, evita la dureza del asfalto, y asegúrate de que tu perro está hidratado antes, durante y después de realizar la actividad.

Las sensaciones al correr con tu mascota varían sensiblemente a las de ir solo. Tu perro te marcará un ritmo y te ayudará con un pequeño tirón en los momentos más necesarios. Al principio te puede costar un poco acostumbrarte, pero pronto te darás cuenta de que correr juntos fortalece vuestro vínculo afectivo y os sienta de maravilla.

4. El bikejoring 

El Bikejoring es un deporte que cada vez cuenta con más adeptos porque, además de ser divertido, es una excelente actividad para que tu perro y tú hagáis ejercicio, y liberéis vuestro estrés compartiendo un fantástico día de bicicleta en la montaña.

Cualquier persona puede realizar bikejoring, siempre que tus condiciones físicas sean las adecuadas y que tu perro supere los 15 Kg. de peso, y el año y medio de edad. También es importante que sus extremidades sean robustas y no tenga ningún problema de salud en sus articulaciones.

Se practica en lugares alejados del asfalto, en los que predomina el suelo de hierba o tierra. El perro se une a la bicicleta a través de un arnés especial y una línea de tiro, que lo tiene sujeto pero le permite moverse y correr con total libertad.

Requiere de cierto entrenamiento y un amplio control del perro, y se recomienda evitar practicarlo cuando las temperaturas son elevadas.

Si te animas a probarlo, necesitarás tener paciencia para que tu perro y tú aprendáis a coordinaros y disfrutéis de la experiencia con todas las garantías de éxito.

Detalle de perro y sujeción para Bikejoring

5.  Senderismo con perros

Perro junto a su dueña en cima de montaña

Caminar  con perros es una práctica muy común que os puede ayudar a descubrir nuevos rincones y paisajes. El senderismo puede practicarse de forma individual, aunque cada vez hay más grupos que organizan salidas específicas a rutas predeterminadas. Esta opción es muy recomendable, ya que permite que tu perro se socialice con otros perros, y que tú te asegures de que el lugar escogido cumple todos los requisitos de seguridad que requiere esta actividad.

Si te decides a probar esta práctica, lo primero que debes saber es que pasear con tu perro por la naturaleza es muy beneficioso para aumentar vuestra interrelación y conocer mejor a tu mascota, porque al ser su hábitat natural los perros se comportan como son en realidad. La montaña y el bosque le dará la oportunidad de correr a su aire, rastrear y descubrir olores. Y eso le va a encantar.

Otro aspecto positivo del senderismo es que ni tu perro ni tu necesitáis demasiada preparación. Bastará con que te asegures de llevarte un comedero y bebedero portátil (plegable), y que evites que tu perro camine por superficies difíciles que puedan dañar las almohadillas de sus patas.

 En determinadas webs o apps como Sr Perro, puedes encontrar sugerencias de las mejores rutas e iniciativas de senderismo en grupo. ¡Te van a sorprender!

Además, si estás pensando viajar, no te pierdas nuestros cinco consejos para irte de vacaciones con tu perro.