Pestaña abrir nuestros pequeños héroes

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Consejos para viajar con perro

Cada día son más los propietarios que deciden pasar las vacaciones con su perro. Desconectar de la rutina habitual a su lado y viajar con perro pueden convertirse en una iniciativa muy enriquecedora.

Además, el hecho de poder compartir mayor tiempo de ocio juntos, minimizará tu posible sensación de "culpabilidad diaria" (las obligaciones no siempre te permiten disfrutar de tu perro tanto como quisieras), y te liberará de la preocupación que supone de por sí viajar sin su compañía.

Afortunadamente también, cada vez son más las opciones que te permiten viajar con tu perro, asegurando en todo momento el bienestar de ambos. Lo más importante es que planifiques debidamente todo lo concerniente a la preparación del viaje, el trayecto y la estancia.

Para ello, es conveniente que te informes de antemano, y conozcas los requerimientos a seguir para convertir vuestros días de relax en una experiencia óptima.

Si has decidido compartir viaje con tu perro, te recomendamos una serie de consejos que pueden orientarte:

1. Prevención si viajas con tu perro

Días antes de iniciar vuestra aventura, acude a tu veterinario para que éste le haga un reconocimiento completo. Además de comprobar que su estado de salud es correcto, también certificará que su calendario de vacunas está al día, y se adecúa a las exigencias del destino escogido. La visita también te ayudará a protegerlo ante la presencia de posibles parásitos externos e internos.

2. Provisiones para tu perro

Como bien sabes, tu perro está acostumbrado a un tipo de alimentación, y puede necesitar incentivos (juguetes y snacks) para hacer más llevadero el trayecto. De ahí que sea importante que añadas a su maleta su alimentación habitual, y todos aquellos enseres que le permitan sentirse como en casa.

No olvides su cepillo (sobre todo, si el pelaje de tu perro es largo o abundante), su gel, y otras pertenencias que pueda echar en falta.

Perro con su dueño en una estación

3. Comodidad durante el trayecto

Aunque tu perro se emocione con la idea de pasar mayor tiempo contigo y conocer nuevos lugares, no olvides que el hecho de salir de su entorno habitual, con lo que ello supone, es un cambio considerable para él. Las horas de trayecto, en cualquier tipo de transporte, lo predisponen a vivir experiencias a las que no está acostumbrado.

De ahí, la importancia de que posibilites la comodidad y seguridad de tu perro en todo momento. Evita exponerlo al exceso de ruidos o tránsito de personas para que disfrute del trayecto con la máxima tranquilidad. Asegúrate de que puede estirarse y acceder a agua de forma permanente, de que viaja controlado (con correa, trasportín, o cinturón de seguridad para perros), y vigila la temperatura (calor o frío), reaccionando en consecuencia. Si viajáis en coche, realiza paradas en áreas de descanso autorizadas para que pueda pasear y hacer sus necesidades.

4. Alojamiento adecuado

Como ya hemos mencionado anteriormente, cada vez son más los alojamientos denominados "pet friendly" o "dog friendly". La mayoría de ellos cuenta con servicios orientados al bienestar de tu perro y, en consecuencia, al de los propietarios. Los perros necesitan un espacio para comer y beber, otro para descansar y dormir, y un tercero exterior para pasear y descargar su energía.La socialización con otros perros, y la posibilidad de interactuar con ellos, es un factor añadido que contribuirá a mejorar su experiencia.

5. Viajar con un cachorro

Si tu perro es un cachorro, y has decidido que éste sea vuestro primer viaje juntos, también deberás tener en cuenta otros aspectos que van unidos a los condicionantes de su edad.

Además de tener en cuenta todos los consejos mencionados, consúltale a tu veterinario qué otros parámetros debes tener en cuenta. Los cachorros suelen asustarse con mayor facilidad (por el factor novedad), y los posibles vómitos o el temor durante el trayecto, pueden ser un factor determinante para que tomes de antemano las medidas pertinentes.

Intenta darle de comer horas antes del trayecto, o bien una vez que hayáis llegado a vuestro destino. Comenta con el veterinario qué opciones existen para calmar su posible ansiedad o temor durante el viaje.

Si optas por viajar en tu propio vehículo, intenta acostumbrar a tu cachorro a que se familiarice con él. Dejarle explorar el interior del coche, y que lo olisquee suele funcionar bien en este aspecto.

Por último, haz partícipe a tu cachorro en todo momento de vuestra experiencia juntos. ¡Tus mimos y cariños serán, sin duda, la mejor medicina!