Pestaña abrir PetsatWork

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Viaje seguro con tu perro: el cinturón de seguridad

Realizar cualquier tipo de viaje junto a tu perro, puede convertirse en una experiencia única para ambos. Salir de la rutina habitual y compartir anécdotas en otros entornos, enriquecerá mucho vuestra relación y aumentará aún más vuestra complicidad.

Como cada vez son más los propietarios que deciden pasar periodos vacacionales o fines de semana junto a su mascota, te recomendamos algunos aspectos que son fundamentales para asegurar la seguridad y el bienestar de tu perro durante el trayecto.

Cinturón de seguridad para perros

Suele ser habitual que los propietarios se inclinen por desplazarse en coche, sobre todo, cuando el destino escogido es de carácter rural, o cuando la distancia no es excesivamente larga. Si éste es tu caso, además de tener en cuenta aquellos aspectos que pueden condicionar la tranquilidad de tu perro durante el trayecto (familiarización previa con el vehículo, temperatura, hidratación, posibles mareos o vómitos), es muy importante que no obvies el factor seguridad.

Según establece la Ley de Tráfico vigente, el conductor de un vehículo está obligado a mantener una posición adecuada, (en términos de movilidad y visión), para garantizar una conducción correcta, evitando que los pasajeros o animales trasportados pueden interferir en este aspecto durante el trayecto. Es decir, por muy habituado esté al coche o por muy tranquilo que sea tu perro, nunca debes trasportarlo sin que esté sujeto durante todo el trayecto, ya que cualquier ruido o imprevisto podría condicionar vuestra seguridad.

Existen diferentes opciones para evitar que esto suceda, todas ellas homologadas mediante las normas europeas ECE R17, y establecidas en función del tamaño y peso del perro.

Arnés de seguridad para perros

Si tu perro es pequeño, podrá ir cómodamente dentro de un transportín rígido, encajado debidamente en el suelo del asiento trasero del coche. Si su tamaño es mayor (más de 10 Kg), puede ir sentado en el asiento trasero, sujeto mediante un arnés de doble anclaje, con un sistema de unión corto, que va unido a los enganches de los cinturones de seguridad. El RACE (Real Automóvil Club de España), incide mucho en la importancia de que el arnés no sea de un sólo anclaje, ya que en caso de accidente la hebilla del arnés podría romperse ocasionando graves lesiones para el conductor y su mascota.

El RACE también contempla una tercera opción para perros de tamaño grande, que se desplazan en coches familiares que gozan de un amplio maletero: la rejilla divisoria. Esta estructura se coloca entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del maletero.  Es cierto que este sistema permite que el perro pueda moverse con mayor libertad, pero en las pruebas y ensayos realizados se ha constatado que, en caso de colisión, tu mascota podría sufrir lesiones importantes en función de cuál sea su posición.  Si optas por esta opción, es recomendable que la combines con el uso de un transportín adecuado al tamaño de tu perro, que deberá ir colocado en el maletero, en posición transversal a la dirección de la marcha.

Por último, sólo mencionar que los tres sistemas recomendados para que tu perro y tú viajéis seguros y tranquilos, se pueden adquirir en tiendas especializadas para animales.