Pestaña abrir PetsatWork

Utilizamos cookies de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra

Prepara el viaje con tu perro: Elegir transportín

Si tienes pensado viajar con tu perro, independientemente de que el trayecto sea largo o corto y del medio de trasporte que utilices, debes tener en cuenta que necesitarás un transportín para perros para realizar el desplazamiento.

En las tiendas especializadas puedes encontrar múltiples opciones (de tela, rígidos, acolchados, tipo bolso, y hasta con ruedas). Ahora bien, la elección del transportín más adecuado vendrá condicionado por el tamaño de tu perro y el medio de trasporte en el que os vais a desplazar.

Medidas del transportín de tu perro

En cualquier caso, puesto que tu perro pasará cierto tiempo dentro del transportín, es necesario que las medidas del mismo le permitan moverse, tumbarse y estirar las patas si lo desea. El cierre debe ser seguro, y es conveniente acondicionar la superficie con una colchoneta para que tu perro se sienta más cómodo y tranquilo.

Otro aspecto importante es que familiarices a tu perro con el transportín días antes de iniciar el desplazamiento. Ubícalo en algún espacio de tu casa, mantenlo abierto y deja que tu perro lo inspeccione. También puedes introducir dentro de él alguno de sus juguetes o un snack, para que perciba el transportín como un elemento positivo.

El medio de transporte que escojas también va a condicionar el tipo de transportín que necesitarás. En el caso de que debas desplazarte en avión, es conveniente que te pongas en contacto con la línea aérea en la que viajarás, para que te informe con antelación acerca de este aspecto.

En cualquier caso, el transportín deberá estar homologado, pero piensa que cada línea aérea tiene políticas diferentes respecto a tamaño y medidas, por lo que informarse con un mes de antelación te permitirá organizarte debidamente.

Si tu perro viaja en cabina contigo (que es la opción más recomendada para evitar que sufra un exceso de ansiedad), seguramente la compañía aérea te indicará que ubiques el transportín debajo de tu asiento delantero.

Transportín para perro grande, mediano o pequeño

En el supuesto de que te desplaces en coche, existen dos opciones asociadas al uso del transportín, recomendadas por el RACE (Real Automóvil Club de España), y relacionadas directamente con el tamaño de tu perro. Si es pequeño (menos de 10 Kg), tu perro podrá viajar en un transportín rígido, que deberá ir anclado en el suelo del asiento trasero. Si es de tamaño mediano o grande, y dispones de un coche familiar con un maletero amplio, puedes combinar el uso del transportín con el sistema de una rejilla divisoria, que irá colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del maletero. En este caso, el transportín de tu perro deberá ir ubicado en el maletero, en posición transversal a la marcha.

Los transportines de tela tipo bolso, son ideales para el desplazamiento de cachorros o perros de raza mini, sobre todo cuando el trayecto es corto y vas a utilizar un trasporte público. En las tiendas especializadas podrás encontrar un sinfín de variedades en términos de color, textura, y grosor de la tela. Los cachorros y los perros de raza mini suelen ser delicados y muy exigentes, por lo que habrás de escoger el que mejor se adecúe a sus necesidades.

Eso sí, si escoges un transportín de estas características, asegúrate de que cuenta con un sistema de ventilación, que permita que tu perro pueda respirar correctamente, sin que se vea sometido a un exceso de calor.