Tipos de actividades asistidas con perros

Todos los que convivimos con mascotas sabemos de su capacidad para llenar nuestra vida de cariño, diversión, anécdotas y amor. De lo que, seguramente, aún no somos conscientes es de la inmensa labor que son capaces de hacer por la sociedad, cuando se trabaja con ellos para obtener beneficios realmente relevantes para las personas.
actividades asistidas con perros
actividades asistidas con perros
actividades asistidas con perros

Todos los que convivimos con mascotas sabemos de su capacidad para llenar nuestra vida de cariño, diversión, anécdotas y amor. De lo que, seguramente, aún no somos conscientes es de la inmensa labor que son capaces de hacer por la sociedad, cuando se trabaja con ellos para obtener beneficios realmente relevantes para las personas.

El esfuerzo y la tarea que desarrollan los profesionales con perros de asistencia, está orientada a contribuir a la mejora de la calidad de vida de los individuos que necesitan, básicamente, mayores dosis de ayuda física y psicológica, debido a enfermedades, trastornos mentales, discapacidades, y/u otras situaciones en las que puedan precisar de terapias motivacionales, psicomotrices o de carácter cognitivo.

Realmente el espectro es muy amplio pero, afortunadamente cada día se invierten más recursos en el desarrollo de iniciativas con perros de terapia y asistencia, que trabajan para cubrir las necesidades de un mayor número de colectivos que se encuentran en condiciones de desigualdad social.

Antes de entrar en la enumeración de las actividades asistidas que se están desarrollando actualmente con la ayuda de perros de terapia, debemos recordar que estos perros, gracias a la labor que desempeñan los profesionales expertos en esta disciplina, siguen procesos de educación y adiestramiento con refuerzo positivo muy específico, para poder beneficiar a todas las personas que lo necesitan, con el fin de obtener los mejores resultados en cada caso.

Entre las actividades asistidas con perros, destacamos:

1. Intervenciones con perros de terapia asistida en centros hospitalarios (básicamente pediátricos), para promover beneficios de apoyo emocional, en todos aquellos ámbitos médicos que suelen generar miedo, angustia e incomodidad a los niños y a sus familiares.

  1. Participación con centros escolares, mediante el desarrollo de jornadas puntuales en los que se incentiva la interacción positiva con los perros de asistencia, con el fin de mejorar su nivel educativo (comprensión, lectura), desinhibición, autoconfianza, motivación, y concienciación de valores positivos, vinculados al respeto y a la responsabilidad en el área de la tenencia responsable de animales.

    3. Intervenciones en centros de menores, penitenciarios o residencias para la 3ª edad, lugares en los que las actividades con perros de terapia están orientadas a generar estímulos positivos de índole psicológica, incidiendo en el desarrollo de las áreas cognitivas y psicomotrices, principalmente.

  2. Asistencia a personas con discapacidades físicas y psíquicas, que pueden superar sus limitaciones diarias gracias a los beneficios concretos (funcionales y emocionales) que les proporciona convivir con perros de asistencia o servicio. Destacamos, principalmente: invidentes, personas con discapacidades motrices, disfunciones auditivas, personas mayores que viven solas, y niños que padecen autismo.

    Dentro de este apartado, también podemos incluir a aquellas personas diagnosticadas con diabetes o epilepsia que, si están acompañados de perros especializados en “alerta médica”, pueden anticiparse a sufrir episodios de bajadas de azúcar o crisis epilépticas, gracias al olfato adiestrado de estos perros.
    De hecho, también se trabaja con perros de asistencia cuya función es “socorrer” a estas personas cuando sufren estas crisis, aplicando las medidas necesarias para paliar la situación y mejorar el estado de la persona.