Viajar con perro en autobús

De inicio, cabe destacar que este tipo de medio de trasporte no es el que ofrece mejores comodidades para viajar con tu perro. La normativa de las compañías que gestionan este servicio suele ser muy precisa, y deja poco espacio para la flexibilidad.
Viajar con perro en autobús
Viajar con perro en autobús
Viajar con perro en autobús

Es cierto que, durante los últimos dos últimos años, gracias a las plataformas “pet friendly” se están generando diferentes movimientos para intentar modificar este aspecto, siguiendo las normativas ya existentes en otras ciudades europeas como Suecia, Berlín o Londres. Sí pueden viajar perros en autobús, pero las dimensiones de las cabinas de los autobuses, actualmente, suponen una limitación importante para la convivencia entre viajeros, propietarios y perros.

 

Viajar con perro en autobús urbano

En primer lugar, vamos a diferenciar el concepto “viajar con perro en autobús urbano”, asociado a desplazamientos cortos, del de “viajar con perro en autobús interurbano o de línea”. En el caso “viajar con perro en autobús urbano”, existen mínimas diferencias entre la regulación de las distintas ciudades españolas, aunque en todas se establece que el perro no puede exceder los 10 kg de peso, y debe viajar dentro de un transportín homologado, con cierre seguro, y acondicionado con un fondo impermeable e inoloro. El propietario debe estar pendiente del animal en todo momento y evitar que pueda incomodar a otros viajeros.
Tal y como ocurre en el resto de los medios de trasporte los perros guía o de asistencia están exentos de esta normativa, aunque deberán ir correctamente atados y con bozal, llevando el propietario toda la documentación acreditativa de su condición.

 

Viajar con perro en autobús interurbano o de línea

En el caso “viajar con perro en autobús interurbano o de línea”, la normativa es muy precisa, pese a existir alguna variación en función de las compañías de autobuses interurbanos que permiten viajar con perro. A continuación, enumeramos los aspectos básicos de la normativa vigente, pero te recomendamos que contactes de antemano con la compañía de autobuses escogida para viajar, con el fin de que te confirme esta información y te la detalle:

  1. En general, sólo se permite que viaje un perro por autobús / desplazamiento, aunque alguna compañía no limita el número de mascotas por servicio. Simplemente, lo acota en función de lo lleno que vaya el servicio, y de la cantidad de equipaje que se acumule en la bodega.
     
  2. Su peso no puede exceder los 10 Kg, y no puede viajar en la cabina de pasajeros.
     
  3. Durante el trayecto irá ubicado en la bodega, normalmente junto a las maletas de los pasajeros, dentro de un transportín rígido, con rejilla y cierre seguro. El trasportín deberá incorporar en su base un fondo impermeable, por si el animal vomita o realiza sus deposiciones. Es importante evitar que el perro lleve el bozal puesto dentro del transportín durante el desplazamiento, sobre todo si hace calor, o necesitara vomitar.
     
  4. El perro deberá viajar con su microchip y la cartilla de vacunas y desparasitación actualizada.
     
  5. El propietario podrá comprobar cuando deposite el trasportín en la cabina, idealmente unos 15 minutos antes del inicio del trayecto, que las condiciones de la bodega son óptimas para el viaje del perro, en términos de espacio y temperatura.
     
  6. El propietario será el responsable de que el embarque y desembarque del perro sea lo menos molesto para los otros viajeros.
     
  7. Es necesario que el propietario notifique a la compañía, previamente a la compra del billete, que viajará con un perro, teniendo en cuenta que habrá de abonar aproximadamente un 50% del coste de su billete para poder viajar con él. Este coste deberá pagarse cuando el propietario adquiera su billete. Alguna compañía permite que los propietarios se ahorren el coste de viaje del perro, y sólo demandan que se rellene un formulario específico facilitado por la propia compañía. Te recomendamos que te informes detalladamente de este aspecto antes de adquirir el billete, por si existiera algún condicionante (letra pequeña), para poder disfrutar de este ahorro.
     
  8. Los perros para invidentes o de asistencia, podrán viajar sin coste adicional, en el pasillo central de la cabina de pasajeros, acreditando su condición, y con la documentación sanitaria del perro actualizada. El perro deberá ir atado y con bozal, siempre controlado por su propietario.

 

A título informativo, es importante destacar que las compañías de autobuses líderes en viajes interurbanos están ampliando sus flotas para ofrecer lo que suelen denominar “autobuses Premium”. Este tipo de autobuses, además de estar equipados para cubrir todas las necesidades de trabajo y confort de los viajeros, incorporan una sala o habitáculo específico para mascotas, perfectamente condicionada para cubrir sus necesidades de viaje, proporcionando mayor tranquilidad a sus propietarios en el transporte de perros en bus. Los precios son sustancialmente superiores a los de la flota convencional, pero pueden ser una buena alternativa a tener en cuenta para viajes en bus con perro de largo recorrido.