Dagmar

Responsable de Seguridad Alimentaria y Veterinario en Purina

INGREDIENTES

Ir a la sección >

Todos los alimentos no orgánicos, ya sean para humanos o mascotas, pueden contener residuos de herbicidas como el glifosato. El glifosato es uno de los herbicidas más utilizados y aprobados del mundo. Se utiliza en agricultura para eliminar malezas y pastos que compiten con los cultivos. También se utiliza en silvicultura para cuidar del césped y lo emplean los jardineros para que no haya malas hierbas en el jardín. Los herbicidas también desempeñan una función importante al gestionar el riesgo de micotoxinas porque aseguran que los mohos no contaminen los cereales en el campo cuando están expuestos a la lluvia.
No hay pruebas de que unos niveles bajos de glifosato en la comida para mascotas causen daño alguno. Aunque se pueden encontrar trazas de glifosato en productos como los alimentos para mascotas, estos niveles son extremadamente bajos y no constituyen ningún riesgo para la salud de las mascotas ni de las personas. En 2018, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) reafirmó su anterior conclusión de que no se prevé que el glifosato repercuta de ningún modo importante, si es que repercute, en la salud de los animales.

El glifosato funciona bloqueando una enzima esencial para el crecimiento de las plantas. Se han detectado ampliamente niveles de trazas de glifosato en frutas, verduras, agua potable, aguas superficiales, aguas residuales, sedimentos, cerveza, té, cereales, leche humana y polvo de varios países. Hay regulaciones gubernamentales estrictas para asegurar que los cultivos usados en cualquier producto alimenticio sean seguros. En los cultivos de cereales, como la cebada, el maíz y el trigo, hay límites para regular el uso de todos los herbicidas, incluido el glifosato.


En Purina, la calidad y la seguridad de nuestros productos para mascotas son nuestras prioridades principales. Así pues, como parte de nuestros programas de seguridad alimentaria y vigilancia de ingredientes, llevamos a cabo extensas pruebas de los ingredientes que empleamos, incluyendo pruebas de inspección de glifosato. Diariamente llevamos a cabo más de 1400 controles a lo largo de todo el proceso. Nuestros procedimientos de control de calidad son muy estrictos y cumplen o superan, incluso, las normas reglamentarias y del sector.