Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Su Bienestar, Nuestra Pasión.
gato blanco que está siendo cepillado

Todo sobre el acicalamiento de los gatos

7 min de lectura

La mayoría de los gatos se enorgullecen de su aspecto y pasan casi la mitad de sus horas de vigilia acicalándose hasta conseguir estar perfectos. Como criaturas independientes que son, los gatos procuran cuidarse solos, pero esto no significa que no debas echarles una mano en su rutina de acicalamiento.

El acicalamiento desempeña un papel importante en el cuidado de tu mascota y un mantenimiento regular hará que tu gato luzca espléndido y también se sienta genial.

El acicalamiento regular de tu gato, además de ayudarle a que mantenga un aspecto bello, te permitirá pasar tiempo de calidad con él creando vínculos afectivos y te dará la oportunidad de comprobar el estado de su cuerpo y detectar cualquier indicio de problemas de salud, como bultos o protuberancias.

Los beneficios del acicalamiento de los gatos

El acicalamiento de los gatos quizá parezca superficial, pero mientras tu gato se embellece o cuando tú lo cepillas, también disfruta de otros beneficios:

  • Se estimula su circulación.
  • Se mejora su tono muscular.
  • Se alisa su pelaje, con lo que se consigue un mejor aislamiento.
  • Se estimulan las glándulas situadas en la base del pelaje para impermeabilizarlo.
  • El sebo se distribuye uniformemente, lo que ayuda a impermeabilizar y proteger el pelaje y la piel.
  • En climas cálidos, la saliva que esparcen durante su aseo ayuda a mantenerlos frescos.

Cómo se acicalan los gatos

Si tu gato alguna vez ha intentado mostrarte su afecto con un cariñoso lametón, sabrás que tiene la lengua áspera. Esto se debe a que su lengua está cubierta de multitud de cerdas diminutas, que le ayudan a quitarse la suciedad y el pelo suelto de su pelaje, de forma muy parecida a los cepillos que utilizamos nosotros.

Como los gatos usan mucho la lengua durante su acicalamiento, a menudo se tragan mechones de pelo. Por eso, pueden expulsar bolas de pelo al toser; es bastante normal, así que no te preocupes. Puedes reducir la cantidad de pelo que sueltan y, de este modo, minimizar las bolas de pelo que se tragan, ayudando a tu gato en su acicalamiento con un cepillo suave.

La mayoría de los gatos de pelaje corto se acicalan muy bien; los gatos de pelaje más largo necesitarán algo de ayuda adicional para acicalarse. Al fin y al cabo, tienen mucho pelo que limpiar, así que puede que se les escape algo.

Cuándo debes ayudar a tu gato con su acicalamiento

Procura empezar a cepillar a tu gato desde una edad temprana para que se convierta en una parte normal de su rutina. Los gatitos curiosos también pueden verse envueltos en situaciones complicadas, por lo que es posible que tengas que ayudar a tu pequeño a limpiarse.

A medida que envejecen, los gatos pueden volverse rígidos, por lo que es posible que no puedan alcanzar fácilmente algunas zonas para limpiarlas. Por lo tanto, el acicalamiento regular del gato es una parte importante de su rutina de cuidados a lo largo de toda su vida.

Si acicalas a tu gato desde su más tierna edad, forjarás un vínculo estrecho con él por medio del contacto físico y crearás un nivel compartido de confianza entre ambos.

Como los gatos de pelaje corto son bastante capaces de acicalarse solos, un breve cepillado una vez a la semana debería ser suficiente para pasar tiempo con ellos y cuidar su pelaje; sin embargo, los gatos de pelaje largo se beneficiarán de un cepillado una vez al día para evitar que se acumulen marañas y nudos, y que se traguen demasiadas bolas de pelo.

Las marañas de pelo pueden ser muy incómodas e incluso dolorosas para los gatos, por lo que, sin duda, apreciarán tu ayuda, aunque no lo demuestran en ese momento.

Cómo cepillar a tu gato

Para gatos de pelo corto, utiliza un peine metálico de púas finas una vez a la semana para eliminar nudos o enredos. Usa un cepillo para gatos de cerdas naturales o de goma para eliminar los pelos sueltos.

Cepilla o peina suavemente el pelo de tu gato, con movimientos en la dirección en que crece el pelo.

Utiliza el cepillo de cerdas para limpiar el pelaje en dirección a la cabeza y, a continuación, vuelve a alisarlo.

Para cepillar a gatos con pelo largo, usa diariamente un peine de acero.

Deshaz los nudos con los dedos, utilizando si es necesario un paño húmedo. Nunca uses tijeras, ya que tu gato podría moverse y terminar con un desagradable corte en la piel. Si hay un nudo que no consigues deshacer o muchos nudos, pide ayuda a tu veterinario.

Si a tu gato no le gusta que le cepillen, prueba a premiarle con golosinas, acaríciale y dile palabras tranquilizadoras. A medida que el gato se calme y se distraiga con su golosina y la atención adicional, comienza otra vez a cepillarlo con suavidad.

Durante el cepillado, aprovecha para hacerle una revisión general y comprueba el buen estado de salud de sus dientes, ojos, oídos y encías, pero si tu gato se estresa, probablemente sea el momento de hacer una pausa.

También podría interesarte...