Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Su Bienestar, Nuestra Pasión.
Parto y gestación en perras

Parto y gestación en perras

8 min de lectura

Si tu perra está a punto de dar a luz, es importante que estés preparado. En Purina encontrarás más información sobre el desarrollo normal y las fases del parto en perras.

Preparación perra para el nacimiento

Hacer un "nido"

La mamá querrá un rincón de la casa privado donde poder relajarse y dar a luz a sus cachorros sin ser molestada, por lo que debes hacerle un "nido" en las dos últimas semanas de su gestación canina.

El nido ideal para el nacimiento de los cachorros es una caja de cartón grande forrada con chichoneras para cachorros (en caso de accidente), y acolchada con mantas, sábanas o toallas limpias. La caja ha de ser lo suficientemente grande para que quepan cómodamente la mamá y su camada, y para que la madre pueda tener su propio espacio si lo desea.

¡Asegúrate también de que la caja sea lo suficientemente alta para evitar que los cachorros aventureros se escapen! .

- Con frecuencia, las perras eligen la cocina para dar a luz, ya que la consideran un lugar seguro y una fuente de alimento.

Coloca el nido en un lugar tranquilo a temperatura ambiente, donde pueda estar cómoda y nadie la moleste. Colocar su cama o juguetes en el nido (siempre y cuando estén limpios) puede animarla a usarla y a sentirse cómoda antes del parto.

Ten ayuda a mano

El parto de tu perra debería transcurrir sin complicaciones, pero no está de más tener ayuda a mano para mantener la calma, o en caso de que surjan complicaciones.

Consigue el número de teléfono de urgencias de tu veterinario antes del nacimiento de los cachorros, ya que el parto se produce con frecuencia durante la noche. Comunica a tu veterinario la fecha prevista para el parto (en caso de no que la sepa ya), para que esté pendiente. Si la mamá tiene problemas para dar a luz a sus cachorros, podrías tener que llevarla al veterinario; así pues, asegúrate de tener un medio de transporte disponible.

Durante el parto, ten a mano unas tijeras de manicura y varias toallas limpias y secas, por si la madre necesita que le eches una mano. Si su camada es grande, tal vez necesites una cesta adicional para tener espacio suficiente para los cachorros recién nacidos.

Si tienes que separar a los perritos de la mamá en algún momento, tendrás que mantenerlos calentitos. Te recomendamos que uses una bolsita térmica apta para microondas en lugar de una bolsa de agua caliente, ya que podrían pincharla con los dientes o con las uñitas.

Ten ayuda a mano

Uno de los primeros signos de la inminencia del parto es un descenso de la temperatura corporal de la madre de 38,5 °C a 37°C, aproximadamente de 12 a 24 horas antes del parto.

Para saber cuándo ocurre esto, toma la temperatura a tu perra dos veces al día con un termómetro rectal durante la última semana de su gestación. Si no sabes cómo hacerlo, consulta a tu veterinario. Si observas que tomarle la temperatura incomoda a tu perra, deja de hacerlo. Tendrás que ayudarla a permanecer lo más tranquila posible en este momento.

Durante la última semana de la gestación canina, las futuras mamás pueden mostrarse algo inquietas y retirarse a un lugar tranquilo. Durante las 12-24 horas anteriores al parto suelen perder el apetito y "escarbar" su cama con frecuencia.

En raros casos, la perra podría mover el nido que le has hecho a otro lugar de la casa. Si esto ocurriese, intenta respetar su lugar preferido si es posible.

Las fases del parto canino

En general, el nacimiento de los cachorros es sencillo y no suele haber complicaciones. Aunque debes interferir lo menos posible, es importante que estés presente durante el nacimiento de los cachorros para poder intervenir y ayudar a la madre si surge algún problema. El parto suele durar entre 3 y 12 horas, y se produce en tres fases.

¿Cómo ayudar a dar a luz a un perro?

Por suerte, seguramente no tendrás que intervenir durante el parto de tu perra, aunque algunas veces la nueva mamá necesitará un poco de ayuda. Hay algunos casos en los que puede ser necesaria tu intervención.

  1. Un cachorro podría necesitar ayuda mientras su madre está dando a luz a otro. En ese caso, retira la membrana que envuelve al cachorrito y sécalo rápidamente a contrapelo con un paño limpio. Este movimiento de fricción también ayudará al cachorro a empezar a respirar.
  2. Si la madre no ha limpiado a un cachorro, éste puede tener fluidos en sus vías respiratorias. Pasa tu meñique limpio por el interior de su boca para retirar las posibles obstrucciones y límpiale la nariz. Frótalo con una toalla para ayudarle a llorar, ya que eso limpiará los fluidos que pueda haber tragado.
  3. Si la mamá está ocupada alumbrando a otro cachorro, puedes ayudarla cortando el cordón umbilical del cachorro que acaba de nacer. Para ello, haz un nudo con un hilo fuerte a aproximadamente una pulgada (2,54 cm) del punto en que el cordón se une al cuerpo del perrito. Haz otro nudo un poco más lejos del primero y usa unas tijeras limpias para cortar el cordón entre los dos nudos. Si cortas el cordón demasiado cerca del cachorro puedes poner en riesgo su salud, y si lo dejas demasiado largo podría ser masticado o tragado por su madre.

En nuestra página cuestiones que requieren especial atención durante el embarazo de tu perra encontrarás más información sobre las fases del parto y sus posibles complicaciones.

Después del nacimiento

Cuando estés seguro de que el parto ha terminado y de que todos están sanos y felices, da a la madre algo de comer y de beber. Dale la comida normal de cachorros que ha estado comiendo durante todo el embarazo, ya que necesitará algo a lo que esté acostumbrada para cuidar su estómago.

Intenta ayudarla a salir para que tome aire fresco y haga sus necesidades: puede ser difícil conseguirlo inmediatamente. Retira y cambia todo lo que se haya manchado durante el parto y permítele a la nueva familia un valioso tiempo de calma juntos.

Parto y gestación en perras

Si los perritos no han mamado durante su primera hora de vida, debes guiarlos hacia una de las mamas, ya que probablemente estarán hambrientos. Si hay más perritos que mamas, tendrás que intercambiarlos hasta que aprendan a compartir.

Si la perra sigue haciendo esfuerzos sin dar a luz más cachorros una vez finalizado el parto, o si no parece muy interesada en cuidar de su camada, ponte en contacto con tu veterinario.

Algunas veces puede ser necesario alimentar a los perritos con biberón tras el nacimiento de los cachorros, pero no es habitual. Si tienes dudas o preguntas sobre la crianza de la camada, pide consejo a tu veterinario. Ahora, todo lo que queda por hacer es celebrar este momento especial y la llegada de los perritos. ¡Felicidades!