CEGUERA EN GATOS: ¿MI GATO ES CIEGO?

CEGUERA EN GATOS: ¿MI GATO ES CIEGO?

CEGUERA EN GATOS: ¿MI GATO ES CIEGO?

CEGUERA EN GATOS: ¿MI GATO ES CIEGO?

CEGUERA EN GATOS: ¿MI GATO ES CIEGO?
November 12, 2018

CEGUERA EN GATOS: ¿MI GATO ES CIEGO?

A pesar de que los gatos son conocidos por tener una vista excelente, desafortunadamente no son inmunes a los problemas de visión, incluida la ceguera. La ceguera puede aparecer de repente pero, por regla general, el proceso es gradual y es posible que el propietario no note ningún problema hasta que el gato esté totalmente ciego. La ceguera es más común en los gatos ancianos.

Entre las causas médicas de la pérdida de vista se encuentran: problemas neurológicos, traumatismos, cataratas, glaucoma, tumores oculares, inflamación o infección y presión alta. Por suerte, los gatos se adaptan muy fácilmente y lo compensan desarrollando los sentidos del olfato y el tacto. La ceguera debida a causas hereditarias se da con mayor frecuencia en los gatos de raza.

CEGUERA EN GATOS: ¿MI GATO ES CIEGO?

¿CÓMO PUEDO SABER SI MI GATO ES CIEGO?

Los signos más evidentes de pérdida de visión es que el gato empieza a chocar con las cosas. Si el gato está desorientado o se mueve por la casa con mayor lentitud que de costumbre, puede ser un indicio de mala visión. Si la ceguera ha aparecido de repente, es probable que el gato esté angustiado. Quizás notes que sus ojos tienen un aspecto anormal, lo que puede indicar una infección u otros cambios en los ojos que conducen a la ceguera.

Ten en cuenta que la ceguera también puede afectar solamente a un ojo. Si es el caso de tu gato, evita realizar ruidos o movimientos bruscos en el lado ciego del gato para que no se asuste.

Por último, si estás preocupado por los ojos de tu gato, concierta una cita con el veterinario para que lo examine, ya que el correcto tratamiento de algunas enfermedades puede evitar la pérdida de visión. La pérdida de visión repentina es una emergencia que requiere un tratamiento veterinario urgente para intentar recuperar la visión.


MEDIDAS PARA HACERLE LA VIDA MÁS FÁCIL A UN GATO CIEGO

Cuando tienes un gato ciego, la comunicación auditiva se vuelve fundamental.

Conviene no asustarlo, sobre todo mientras se está adaptando a su nueva vida. Llama a tu gato más a menudo y marca las pisadas para que pueda detectarlas por el sonido o la vibración. Adapta tu manera de hablarle, haciéndolo más a menudo y de una forma clara y exagerada.

Un gato ciego no puede pasear libremente, tienen que permanecer en casa o acceder solamente a jardines protegidos. Alternativamente, puedes sacar a tu gato con correa o arnés si lo acepta sin reparos.

Un gato ciego utiliza su olfato y su memoria para llevar a cabo sus actividades cotidianas, así que no muevas los muebles y deja su bandeja sanitaria y sus recipientes de comida y agua en el sitio de siempre. El gato va a notar si cambias los muebles de sitio más ahora que en el pasado. Un gato que se ha quedado ciego recientemente debe estar en un espacio confinado al principio y gradualmente puedes permitir que vaya accediendo a otros lugares de la casa para que se adapte poco a poco sin ponerlo en peligro.

Si tienes niños, recuérdales que no dejen juguetes tirados por el suelo, ya que el gato podría tropezarse. Pon más atención al limpiar y no dejes obstáculos en lugares inapropiados.

La recomendación usual para los propietarios de gatos discapacitados es que pongan a sus mascotas un collar fácil de quitar con sus datos, así como el nombre, la dirección y el teléfono del veterinario. En la chapa debe constar claramente que el animal es ciego. Como es habitual en el mundo de los felinos, se recomienda el uso de un microchip.

Comparte este producto con otras personas

EmailtwitterFB