Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Su Bienestar, Nuestra Pasión.
Gatito sentado en una caja de gatos

La lista definitiva para viajar con gatos

10 min de lectura

A veces las vacaciones no son vacaciones si no está toda la familia, y para algunas personas eso incluye a sus mascotas. Las vacaciones con tu gato pueden ser una forma muy divertida de estrechar lazos con tu mascota, pero es importante que te asegures de estar preparado con una lista para viajar con gatos.

Por lo general, podrás llevarte a tu gato de vacaciones, tanto si te quedas en casa como si viajas al extranjero. Al fin y al cabo, las vacaciones en familia no serían lo mismo sin tu mascota. Sin embargo, hay algunas cosas que deberás organizar con antelación, sobre todo si vas a salir al extranjero.

Es perfectamente posible irte de vacaciones con tu gato siempre que lo prepares de antemano. Llevar a los gatos de vacaciones puede suponer algo más de organización; siempre que todo se organice con tiempo y sepas que tu gato puede soportar el viaje, no debería haber ningún problema.

Es cierto que a los gatos les gusta su propio territorio; por eso, muchos propietarios deciden que lo mejor es dejarlos con un cuidador de confianza: tú sabrás qué es lo mejor para tu mascota. Sin embargo, los modernos transportines, los pasaportes para mascotas y las vacunas han hecho que sea mucho más fácil viajar con gatos.

Si tienes pensado irte de vacaciones con tu gato, consulta nuestros consejos para prepararlas... ¡Y empieza a hacer las maletas!

Cómo llevar gatos de vacaciones

Si vas a llevar a tu gato de vacaciones al Reino Unido, las cosas no podrían ser más fáciles. Si tu alojamiento admite mascotas, tu gato tiene microchip y crees que se adaptará felizmente a su entorno temporal, ya tienes todo listo. Los gatos pueden viajar libremente por Europa siempre que estén vacunados contra la rabia, lleven microchip y dispongan de un «pasaporte para mascotas» válido. La mayoría de los veterinarios podrán expedir pasaportes para mascotas; contienen información actualizada sobre el tratamiento de tu gato, para que puedas demostrar que está sano. Si tu veterinario no lo expide, debería poder recomendarte uno que sí lo haga. Quizá también te interese el programa de transporte para animales domésticos, que puede facilitar aún más las vacaciones con gatos. Lee más información sobre la normativa del Ministerio a continuación.

Deberás informar a tu aerolínea con mucha antelación de que viajarás con un gato; la aerolínea te podrá decir qué más debes hacer para que tu gato pase por el aeropuerto.

Tanto si te quedas en el país como si te vas al extranjero, debes saber lo que tienes que hacer para viajar con tu gato en avión o en coche.

Revisiones veterinarias antes de llevar a tu gato de vacaciones

En la mayoría de los casos, tu gato no necesitará medicación especial antes de irse de vacaciones; no obstante, si no estás seguro, consulta con tu veterinario para estar tranquilo. En cualquier caso, es buena idea que consultes con tu veterinario si tu gato puede hacer un viaje largo, ya que cada mascota es diferente y puede haber cosas que no hayas considerado.

Cuando hables con tu veterinario, ten en cuenta el estado general de salud de tu gato y sus antecedentes de ansiedad durante el confinamiento. Si a tu gato no le ha gustado viajar en el pasado, quizá debas replantearte si llevártelo de vacaciones es lo mejor. Al fin y al cabo, tu gato no puede comunicar sus sentimientos como tú, así que debes esforzarte por averiguar cómo se siente.

Quizá también debas pensar en algunos de los aspectos prácticos de llevar a tu gato de vacaciones contigo. Si tu gato toma medicación, asegúrate de tener suficiente para todo el viaje. Si tu veterinario te sugiere un sedante durante el viaje para mantenerlo tranquilo y cómodo, ten en cuenta que los efectos podrían durar más que el viaje; si es así, tu gato necesitará un lugar cálido y seguro donde descansar hasta que se recupere.

Si el veterinario le receta a tu gato medicación para el viaje, podrías preguntarle si es posible probarla antes, sobre todo si planeas un viaje de larga distancia. Si sabes de antemano cómo afectará la medicación a tu gato, habrá menos margen para contratiempos de última hora, de los que todos los viajeros pueden prescindir.

Planificar vacaciones con gatos

Mientras planificas tus vacaciones con tu amigo felino, quizá quieras pensar en las siguientes cosas. Si puedes organizarlo todo de antemano, tus vacaciones serán más tranquilas, menos estresantes y mucho más divertidas, tanto para tu gato como para ti.

  • Antes de partir, asegúrate de que tu alojamiento admite gatos. Infórmales de que llevarás a tu mascota para que todo esté listo para la llegada de tu gato.
  • A menos que tu gato ya esté familiarizado con el exterior del lugar de destino, deberás mantenerlo en el interior durante su estancia. Comprueba que tu alojamiento es cómodo y seguro.
  • Infórmate con antelación sobre las instalaciones sanitarias adecuadas para tu gato y si hay un espacio exterior seguro para él: necesita estar lo más cómodo posible.
  • Si te alojas en casa de alguien o en una casa rural, antes de viajar con tu gato, pregunta por la presencia de otros animales. ¿Tu gato estará bien con otras mascotas cerca?
  • Procura que tu gato tenga todo lo que necesita durante los primeros días del viaje, hasta que encuentres fuentes de suministro locales como comida, agua, golosinas, areneros y un buen suministro de arena.
  • Si es posible, llévate objetos familiares de casa para que tu gato se adapte bien, como rascadores, juguetes y una cama cómoda. Como a la mayoría de los humanos, a los gatos les encantan las comodidades de su hogar.
  • Para el viaje, lleva un bebedero antiderrames y botellas de agua fresca. Un gato hidratado es más feliz y puede que necesite refrescarse durante el viaje.
  • Coloca un arenero de tamaño adecuado en el trasportín, con acceso separado a su cama; así, su entorno sea más limpio y confortable.
  • Otra posibilidad es trasladar al gato de manera segura a otro trasportín para que haga sus necesidades cada dos horas; de este modo, lo mantendrás limpio y seco.

Independientemente de lo que decidas sobre el arenero, lleva muchas bolsas de plástico y material de limpieza para que a tu gato no le falte nada.

Llegar de vacaciones con tu gato

El trabajo no termina cuando llegas a tu destino, aunque probablemente ambos estéis ya listos para descansar un poco. Solo hay un par de cosas más en las que pensar y entonces podrás empezar tus vacaciones con tu gato.

Dependiendo del país al que vayas, si tu gato viaja al extranjero puede ser obligatorio un breve periodo de cuarentena. Aunque sepas que está sano, es un requisito legal en muchos lugares, así que tenlo en cuenta en tu viaje.

Cuando llegues a tu alojamiento, tu gato agradecerá disponer de bastante tiempo para instalarse. Basta con que lo dejes en su trasportín en un lugar tranquilo mientras deshaces la maleta, luego asegúrate de que no puede escaparse de la habitación y déjale salir del trasportín para que explore a su aire. Si puedes, acompaña a tu gato y desplázate con él entre las habitaciones hasta que las hayas explorado todas y se sienta cómodo.

Asegúrate de que toda la familia sepa a qué zonas puede acceder el gato y de que las puertas y ventanas de las habitaciones «prohibidas» estén cerradas. También debes mantener la temperatura controlada para que tu gato esté cómodo. Recuerda que, a diferencia de ti, él no puede quitarse el abrigo de piel ni ponerse un jersey abrigado.

El microchip

Ponerle un microchip a tu gato es una buena idea, aunque no vaya a viajar contigo, pero es aún más importante cuando te acompaña de vacaciones. Irte de vacaciones con tu gato entraña más riesgos de que se pierda que cuando sale por el jardín de tu casa; al fin y al cabo, cualquier gato curioso seguramente querrá seguir un excitante olor o trepar por una ventana interesante.

Si vas a dejar a tu gato en casa

Antes de decidir llevarte a tu gato de vacaciones, piensa en dejarlo en casa. A diferencia de los perros, es probable que tu gato se conforme con quedarse en casa con su familiar arenero, su cuenco de comida y sus acogedores rincones para dormir la siesta. Por este motivo, aunque le echarás de menos, podrías plantearte dejarlo con un cuidador si crees que viajar con él puede ser demasiado estresante para cualquiera de los dos.

Si tu gato no tiene necesidades médicas específicas, puedes pedirle a un vecino, amigo o familiar de confianza al que le gusten los gatos que le dé de comer, le limpie el arenero, le proporcione comida y agua fresca, y le dé algo de cariño y tiempo de juego. Otra opción es que un cuidador profesional se ocupe de tu gato mientras está fueras, o puedes dejarlo en una residencia felina.

Si deseas consejos que te ayudarán a elegir lo mejor para ti y tu gato, consulta nuestro artículo sobre guarderías y residencias felinas.

Tanto si tu gato se va de aventuras contigo o como si se queda a salvo en casa, recuerda hacer lo mejor para tu mascota. Aunque no lo lleves contigo, imagínate lo maravilloso que será regresar de unas emocionantes vacaciones y ser recibido por su fuerte ronroneo y toda su atención.