¿POR QUÉ DEMASIADA PLACA ES PELIGROSA?
¿POR QUÉ DEMASIADA PLACA ES PELIGROSA?
¿POR QUÉ DEMASIADA PLACA ES PELIGROSA?

¿POR QUÉ DEMASIADA PLACA ES PELIGROSA?

Compartir

Ya sabemos que demasiada placa puede conllevar problemas en nuestros dientes. Pero ¿sabías que los perros con placa también pueden sufrir el mismo tipo de enfermedades?

¿Qué es la placa?

La placa es una película pegajosa que se acumula en tus dientes y los de tu perro. Esta película pegajosa está hecha de bacterias y empieza cuando la comida que se ingiere permanece en los dientes. Si no se limpia, esta bacteria comienza a crecer. Cuantas más bacterias crezcan en los dientes del perro, mayor será el riesgo de contraer una enfermedad dental.

¿Cómo se acumula la placa?

La placa en los dientes del perro empieza a acumularse después de comer. Sucede por una reacción química que provocan las bacterias de la boca, los alimentos y la saliva. Cuando se combinan los tres, se da esta reacción y empieza a acumularse la placa.

Ciertos alimentos tienen más probabilidades de acelerar la acumulación de placa en los perros en comparación con otros alimentos. Por ejemplo, a las bacterias les encantan los carbohidratos del azúcar, lo que significa que darle al perro alimentos azucarados podría aumentar la acumulación de placa en su boca. Al final, esta placa se endurece y el perro acumulará sarro.

Señales de que el perro tiene de demasiada placa

Hay varios síntomas que debes tener en cuenta al examinar la boca del perro. ¿En la boca de tu perro ves…?

  • Encías inflamadas

  • Dientes decolorados

  • Caída de los dientes

  • Mal aliento  

  • Pus en el interior de la boca


Si tu perro muestra alguno de los síntomas anteriores, debes ponerse en contacto con el veterinario y buscar consejo antes de probar métodos para eliminar la placa.

¿Por qué no es aconsejable que un perro tenga placa?

Una gran acumulación de placa puede ser un auténtico problema para el perro. Cuando la placa se endurece, se convierte en sarro. Un perro con sarro podría sufrir varias enfermedades, por ejemplo:

  • Gingivitis – esta afección de las encías es quizás una de las afecciones bucales más conocidas. En las primeras etapas de la gingivitis, el perro tendrá mal aliento. También habrá una acumulación de sarro amarillo en los dientes. Si esto no se trata, las encías pueden comenzar a hincharse y puede aparecer una línea roja atravesándolas. Las etapas finales de la gingivitis pueden abrir la puerta a diferentes formas de enfermedad de las encías junto con la caída de algunas piezas dentales.

  • Enfermedad periodontal – si la gingivitis no se trata, puede desembocar en una enfermedad periodontal. Esta enfermedad hace que se retraigan las encías. Cuando pasa esto, queda una cavidad que puede infectarse y, si no se trata, destruye la encía y el tejido que soporta el diente.

  • Abscesos– un absceso es una acumulación de pus alrededor de uno o más dientes. Este pus hace que la encía alrededor del diente se hinche y se ponga roja. Cuanto más pus haya en la boca del perro, más le dolerá. Por eso es importante abrirle la boca de forma regular y echarles un vistazo a los dientes.


¿Algunas razas son más propensas a las enfermedades dentales?

En resumen, sí, ciertas razas de perros son más propensas a las enfermedades dentales que otras. Los perros pequeños y las razas toy tienden a ser más propensos a tener problemas dentales. Esto se debe a que las razas pequeñas tienen bocas más pequeñas, con lo que hay un riesgo mayor de apiñamiento dental.

Este apiñamiento puede dañar los dientes y provocar más placa u otras afecciones dentales. Otra desventaja de tener una boca pequeña es que la placa y el sarro del perro tienden a acumularse rápidamente. Este exceso de acumulación de sarro puede desembocar en muchos problemas dentales graves.

Tengas un perro pequeño o no, el cuidado dental es importante. Si quieres más información, consulta nuestros consejos dentales..