RUTINA DE SALUD DENTAL CANINA
Dog_licking_his_nose_desktop_0
Dog_licking_his_nose_desktop_0

RUTINA DE SALUD DENTAL CANINA

Compartir

Paseos regulares, buena comida y mucho cariño. Los dueños saben que hay ciertas cosas que hacen feliz a su perro, pero ¿una rutina dental regular o limpiarle los dientes está en esa lista?

¿Por qué es tan importante la higiene dental para los perros?

Comer su comida favorita, investigar su entorno y comunicarse con su dueño... todo esto es esencial. Por esta razón, la boca del perro entrará en contacto con muchas bacterias todos los días. Aunque los dientes del perro son más fuertes que la dentadura humana, necesitan cuidado y atención para permanecer blancos y sanos.

En general, un perro con mala salud dental será menos feliz que un perro con dientes sanos. ¿Por qué? Las bacterias relacionadas con la mala salud dental pueden causar dolor, malestar y problemas médicos desagradables, lo que significa que las actividades que le gustan a tu perro, como jugar a buscar o zaparse su snack favorito, ya no serán placenteras. En los casos más graves, los perros cuya salud dental se ha descuidado mucho, pueden conllevar otros problemas de salud. Por eso es tan importante limpiarle bien los dientes. Como los perros no pueden usar un cepillo de dientes (¡que nosotros sepamos!), es responsabilidad del dueño brindarle ese cuidado adicional para que la boca de tu mascota esté sana.

La rutina dental diaria de tu perro

1. Cepíllale los dientes si te preguntas «¿con qué frecuencia deben limpiarse los dientes de un perro?» o «¿cuándo se los limpio?», no estás solo. Idealmente, lo mejor es limpiárselos cada día. Intenta hacerlo a la misma hora todos los días para que el perro se acostumbre al proceso. Si le recompensas con un premio después, será más probable que acepte esta rutina.

2. Dale snacks masticables para limpiarle los dientes limpiárselos cada día no siempre es estrictamente necesario. Si te cuesta cepillárselos porque el perro se niega en rotundo o no tienes tiempo para hacerlo todas las noches, cómprale snacks masticables dentales que pueda roer y comer a diario. Aunque no son tan efectivos ni completos como una sesión de cepillado, ayudarán a reducir la acumulación de placa y, por lo tanto, eliminarán las bacterias dañinas de la boca.

3. Buena nutrición y alimentos adecuados está claro que darle una dieta sana y equilibrada contribuirá a mejorar la salud dental y debería ir de la mano de una limpieza de dientes. También vale la pena señalar que los alimentos secos son mejores que los blandos, por lo que si tu perro sufre de un problema dental, será mejor darle pienso. El pienso seco y crujiente es mejor para la salud bucal de tu mascota que un alimento blando. La razón es que es los alimentos blandos se adhieren con mayor facilidad a los dientes y pueden causar caries a largo plazo.

4. Ve al veterinario con regularidad como parte de la rutina dental del perro, ve al veterinario con frecuencia. De hecho, cada vez que tengas un chequeo programado, pídele al veterinario que le mire bien los dientes para asegurarse de que estén sanos.

Detectar las señales de mala higiene dental canina

Los perros no suelen tener un aliento fresco. Sin embargo, si el olor del aliento es particularmente malo quiere decir que ha llegado el momento de que el veterinario le haga una revisión dental.

Si sospechas que tu perro tiene una enfermedad dental, hay varias señales que debes tener en cuenta.

  • Mal aliento: el síntoma más obvio de una higiene dental deficiente es el aliento acre. Si el aliento del perro es tan pestilente que no soportas estar cerca de él, es casi seguro que existe una afección bucal que debes revisarle lo antes posible. Descubre consejos sobre las causas del mal aliento y cómo tratar el mal aliento.

  • Encías inflamadas: no limpiarle los dientes al perro puede provocarle una enfermedad llamada gingivitis. Las encías enrojecidas e inflamadas las provocan las bacterias que quedan en la boca por la comida que queda atrapada entre los dientes. Normalmente, las bacterias se acumulan bajo la línea de las encías alrededor de las raíces de los dientes y, si no se tratan, pueden provocar la caída de los dientes y afectar el bienestar de tu perro.

  • Placa y sarro: igual que nos pasa a los humanos, los dientes del perro van acumulando placa con el tiempo. Si no se trata, se endurecerá y formará sarro. La placa lleva bacterias que pueden dañar el esmalte dental, mientras que el sarro puede provocar el retroceso de las encías o enfermedad de las encías.

  • Inflamación de la mandíbula: si hay infección en la boca del perro, se formará un absceso. La hinchazón resultante de la mandíbula se verá bajo la cavidad del ojo (mandíbula superior) o cerca del cuello (mandíbula inferior). Si el absceso se vuelve lo bastante grande, estallará y saldrá pus. Limpiarles los dientes a los perros de forma regular debería prevenir la mayoría de los abscesos.

  • Dificultad para masticar: si a tu perro le cuesta masticar, deja caer la comida o come solo por un lado de la boca, debes mirarle los dientes y las encías a fondo. Si las bacterias le han podrido los dientes o han afectado la salud de las encías, masticar le resultará muy doloroso.

  • Al limpiarles los dientes con regularidad, la mayoría de los dueños de perros pueden prevenirles problemas dentales graves y mantener un buen nivel de higiene dental.