Disfruta del buen tiempo con tu perro: ideas divertidas para sorprenderle

Afortunadamente, cada vez son más las actividades que puedes compartir con tu perro durante todo el año. Ir en bici, correr juntos, pasear por la montaña o saborear un café en uno de los muchos locales “dog friendly” existentes, son algunas de las prácticas más habituales.
Actividades divertidas con tu perro
Actividades divertidas con tu perro
Actividades divertidas con tu perro

 

De hecho, año tras año se habilitan más parques para perros en zonas naturales cercanas a las ciudades, tanto para disfrutar al máximo de las actividades mencionadas, como para dejar que los perros se socialicen con otros, en espacios diseñados para ellos, que cuentan con áreas de césped, fuentes, e incluso mobiliario urbano específico para los perros más atrevidos (rampas de juego, toboganes, etc). 

Ahora bien, cuando llega el buen tiempo y empiezan a subir las temperaturas, aumenta la demanda de iniciativas asociadas con el agua y la posibilidad de que los perros interactúen con ella. Un simple chapuzón los ayuda a soportar las temperaturas y evitar golpes de calor, sobre todo en el caso de los perros que necesitan un mayor nivel de actividad. Y si, además, se deciden a adentrarse y nadar, sus músculos y articulaciones se verán fortalecidos.

Por supuesto, la playa es una de las opciones más recurrentes, debido a la gran cantidad de ubicaciones que permiten el acceso de perros durante la temporada estival. Pero si quieres evitar la arena y la sal, puedes optar por alguna de las siguientes alternativas, igual de divertidas y sorprendentes para ambos:


1. Una piscina individual para tu perro

Es cierto que está opción está sujeta al espacio del que dispongas en tu casa, pero piensa que unos pocos metros de terraza o patio son suficientes para colocar una piscina que satisfaga las necesidades de disfrute de tu perro.
A través de internet y/o en tiendas especializadas, puedes adquirir piscinas para todo tipo de perros, muy económicas. Lo más recomendable es que escojas una que se adapte a sus dimensiones (permitiendo que tu perro pueda estirarse completamente en ella), de material resistente, fácil vaciado y limpiado, e idealmente plegable, para que ocupe el mínimo espacio cuando no la uses.


2. Parques acuáticos para perros

Esta iniciativa nació en Cataluña hace unos 4 años, y debido a su enorme repercusión, se ha extendido a otras comunidades que cuentan, cada año, con más visitantes asiduos. Si consultas internet, puedes informarte del total de parques acuáticos para perros distribuidos por el país, aunque los más destacados, por capacidad, equipamiento y servicios, son Can Janè (Barcelona) y Campus Perruno (Madrid).

Ambos se caracterizan por disponer de varias piscinas para perros, de distintas dimensiones y profundidad, englobadas en un amplio entorno vallado, vigilado, y construido para cubrir todas las necesidades de los perros y sus propietarios. Disponen de áreas bien diferenciadas: zona de baño con toboganes y cuerdas, juego a la sombra, descanso post baño, y servicios para perros.
Entre los servicios, cabe destacar una tienda especializada en mascotas, sección de adiestramiento y Agility, espacios de hidroterapia y rehabilitación para perros que lo soliciten, e incluso una residencia canina.

Los propietarios no pueden bañarse junto a sus perros, pero sí adentrarse en las piscinas para disminuir su posible temor y favorecer su socialización. Una vez conseguido, pueden ubicarse en la zona de picnic o en la terraza bar, y disfrutar de un brunch o bebida refrescante mientras ven lo bien que se lo pasan sus perros.

La temporada de acceso suele iniciarse a mediados de junio. Los precios varían en función del número de perros por persona, y de la edad de los propietarios que los acompañen. Y en algunos casos (fechas festivas destacadas), se solicita la reserva con antelación.


3. Casas particulares con piscina que admiten perros

Esta opción es idónea para aquellos grupos de amigos o familiares que quieren pasar más de un día de baño y disfrute junto a sus perros. Suelen estar ubicadas tanto en pueblos como en zonas rurales, por lo que recomendamos que te informes previamente en función de los detalles de vuestro plan de viaje.

Se suelen alquilar de forma íntegra, lo que posibilita que su coste (compartido), sea muy económico y, además de permitir que los perros disfruten de la piscina y el entorno tanto como quieran, ofrece un equipamiento completo a los propietarios, incluyendo la posibilidad de cocinar y hacer barbacoas.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es que la piscina disponga de una zona de fácil entrada y salida, o escalones para que el perro pueda salir cómodamente cuando quiera. Si no es el caso, evita dejarlo sólo sin vigilancia.


4. Hoteles exclusivos con circuitos de agua

Pese a que esta alternativa no es excesivamente popular por el coste que conlleva, asegura una experiencia de lujo para aquellos propietarios con perros poco habituados al agua (básicamente razas pequeñas), que quieren disfrutar con sus mascotas de una jornada/s únicas.

Las habitaciones están equipadas con detalle y especial atención a las necesidades de bienestar de nuestros compañeros de 4 patas. Cuentan con piscinas exteriores, spa, jacuzzi, y servicios de peluquería y masaje entre otros.


5. Jornada de puertas abiertas en piscinas municipales para perros y propietarios

Esta iniciativa, que surgió hace un par de años con un fin solidario, ofrece a los propietarios la opción de bañarse junto a sus perros, sólo un día, en diversas piscinas municipales del país. No hay establecida una fecha concreta, pero funciona como un evento que suele llevarse a cabo una vez finalizada la temporada estival de baño (finales de septiembre / principios de octubre).

El aforo es limitado y el acceso se limita a la inscripción previa. Los fondos recaudados se destinan a causas asociadas a la mejora de calidad de vida de las mascotas.


6. Piscina de bolas para perros

Aunque esta opción no conlleva el baño, ni necesariamente está ligada al buen tiempo, sí puede ser una alternativa sorprendente para los perros menos familiarizados con el agua. Los perros adoran las pelotas. Éstas funcionan como juguetes que pueden perseguir y morder hasta agotarse, por lo que disponer de una piscina llena de pelotas de colores en casa, puede ayudarlos a potenciar al máximo su disfrute.

Al igual que ocurre con las piscinas de agua, pueden adquirirse a través de internet o en tiendas especializadas para mascotas. El coste no es excesivo, e incluye todo el material necesario para que la experiencia de juego sea única.

Como puedes ver, a tu perro no le van a faltar oportunidades para pasarlo en grande, sea cual sea la actividad con la que quieres disfrutar con él. A título informativo, cabe añadir que en algunos países ya se están implementando lo que se denominan “parques recreativos para perros”. Estos espacios, que permanecen abiertos durante todo el año, funcionan como espacios temáticos destinados al disfrute y socialización de los perros, ofreciendo a los propietarios la posibilidad de observarlos mientras juegan, o bien mantenerlos entretenidos mientras ellos no pueden hacerse cargo, bajo un régimen de guardería.