Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Su Bienestar, Nuestra Pasión.
Dentalife logo
Hombre sujetando un gato en brazos

Causas y tratamiento de la gingivitis en gatos

4 min de lectura
Dentalife logo
Patrocinado por Dentalife

¿Has observado que tu gato tiene las encías rojas, inflamadas o mal aliento? De ser así, podría sufrir gingivitis, una afección bucodental que no solo afecta a humanos, sino también a algunos animales. En este artículo te explicaremos qué es la gingivitis en los gatos, qué síntomas produce, qué causas la provocan y las soluciones existentes para mitigar las molestias y dolores que ocasiona.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE LA GINGIVITIS? DEFINICIÓN Y SÍNTOMAS

La gingivitis es una inflamación de las encías que puede llegar a ser muy dolorosa. Además de provocar hinchazón, se caracteriza por los siguientes síntomas: enrojecimiento, acompañado a veces de mal aliento, dolor en la masticación e incluso reticencia a comer y/o un babeo excesivo, así que no te extrañe si tu gato está molesto, tiene un comportamiento anormal o come menos de lo habitual.

Causas de la gingivitis

La gingivitis gatuna no se debe a una única causa sino que es de naturaleza multifactorial; así puede producirse por factores físicos, erupción dental definitiva, presencia de otras enfermedades, acumulación de placa bacteriana o infecciones víricas. A continuación repasaremos cada causa:

Factores físicos

En ocasiones la gingivitis en gatos aparece de forma repentina como consecuencia de quemaduras o exposición a sustancias irritantes, como la lejía, los detergentes o incluso la corriente eléctrica al morder un cable.

Erupción dental definitiva

Cuando a un gatito le caen los dientes de leche y le sale la dentadura definitiva, puede sufrir gingivitis. En este caso, se trata de una inflamación moderada que tiende a desaparecer pasadas 4-6 semanas, cuando se completa la dentadura permanente.

Presencia de otras enfermedades

A veces la gingivitis gatuna puede estar asociada a otras patologías como la diabetes o la enfermedad renal. En estos casos, el gato suele presentar claros síntomas de las otras afecciones.

Acumulación de placa bacteriana

La forma más común de gingivitis se debe a la acción de las bacterias de la placa dental, que se acumulan sobre los dientes si no se cepillan de forma rutinaria o con snacks dentales.

En las fases iniciales de la enfermedad solo se evidencia un enrojecimiento de la encía. Si no se actúa, esta se inflama cada vez más y puede llegar a separarse del diente, creando bolsillos en los que se introducirá la infección.

En los casos más severos llegan a producirse úlceras en la encía que son extremadamente dolorosas. Si esto ocurre, el animal tendrá muy mal aliento y puede que deje de comer y babee mucho.

Infecciones víricas

Las infecciones víricas también pueden ser la causa de un gato con gingivitis. Los retrovirus de la leucemia felina (para la cual hay vacuna preventiva) y la inmunodeficiencia felina (para la cual no hay vacuna) causan un mal funcionamiento del sistema inmunitario que favorece la infección de la encía. Si el calicivirus felino (incluido en las vacunas esenciales para gatos) se instala permanentemente en la boca, causa una inflamación muy intensa que puede ser crónica e incluso afectar al resto de tejidos de la boca en lo que se denomina gingivoestomatitis crónica felina.

Tratamiento

Gato con raquetas de nieve en la hierba

El tratamiento para la gingivitis en gatos depende de qué la haya causado. Si la gingivitis es debida a la acumulación de placa bacteriana, en estadios iniciales la enfermedad es reversible tomando las medidas necesarias.

El cepillado, el uso de antisépticos y los snacks dentales para gatos ayudan a reducir la placa dental, disminuyendo el riesgo de aparición de gingivitis. La alimentación seca favorece la eliminación de la placa en los dientes que se usan para masticar, y los snacks dentales refuerzan esta acción. Si, a pesar de las medidas adoptadas, la enfermedad avanza, endureciendo la placa y formando sarro, será necesaria una higiene profesional, aunque el cepillado, los antisépticos y los snacks pueden ayudar a frenar su desarrollo. Finalmente, en los casos más graves en los que se producen úlceras en la encía, el cepillado y los snacks están contraindicados para no lesionar más la encía y deberemos acudir urgentemente al veterinario.

En caso de gingivitis gatuna como consecuencia de una infección, el veterinario podrá hacer análisis o biopsias para confirmar si el animal tiene alguno de los virus citados anteriormente. Los tratamientos de la gingivoestomatitis crónica pueden ser complejos, caros, agresivos y pueden no siempre dar resultado. Ante cualquier forma de estomatitis que cause malestar a tu gato debes acudir al especialista veterinario para que establezca medidas de prevención o tratamiento, e incluso valore si puede tratarse de otras enfermedades como el cáncer.

En resumen, esta enfermedad bucodental no siempre es evitable, pero si quieres ser proactivo y poner en práctica un tratamiento natural para la gingivitis en gatos, sin duda lo mejor que puedes hacer es velar por su salud bucodental. Así, si le acostumbras a una buena higiene dental diaria le ayudarás a evitar la aparición de placa dental y sarro, así como a tener unos dientes fuertes y sanos y una boca saludable.

 

Explora la gama Dentalife® para gatos:

PURINA® DENTALIFE® snacks de salmón para gatos Vista Frontal

PURINA® DENTALIFE® snacks de salmón para gatos

PURINA® DENTALIFE® snacks de pollo para gatos Vista Frontal

PURINA® DENTALIFE® snacks de pollo para gatos

Artículos relacionados de Purina® Dentalife®:

Dentalife