Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Su Bienestar, Nuestra Pasión.
Dentalife logo
Dientes de gato

Guía práctica para la limpieza bucal en gatos

3 min de lectura
Dentalife logo
Patrocinado por Dentalife

¿Quieres ayudar a prevenir que tu gato tenga problemas bucodentales, pero no sabes cómo hacerlo?

¿Hay que seguir alguna dieta especial o basta con adoptar otras medidas? La respuesta es sencilla: como los humanos, basta que incorpores el cepillado de dientes a sus rutinas diarias. Si tu amigo tiene una buena higiene bucodental, será más fácil que no desarrolle problemas en la boca y en los dientes y que esto no le genere otras afecciones. En este artículo te explicaremos cómo limpiar los dientes a los gatos y te daremos consejos para que esta práctica no les resulte molesta y colaboren.

CÓMO Y CUÁNDO EMPEZAR

En primer lugar, debes tener claro que cuanto antes empieces, mejor será para él. Es fundamental empezar de forma proactiva cuando el gato aún es joven, en lugar de esperar a que ya tenga problemas orales o dentales. El proceso debe ser gradual, así que tendrás que acostumbrar a tu amigo al cepillado poco a poco y hacerlo con delicadeza, nunca de forma rápida y brusca. En la fase de adaptación, moja un dedo en una lata de mousse, en una lata de atún para gatos o en un poco de malta para que se habitúe a que le manipules la boca, pero perciba un sabor agradable al mismo tiempo.

Cepillarle los dientes a un gato

Usa este dedo para pasarlo por la zona de los colmillos levantando ligeramente el labio. Cuando tu gato lo empiece a ver como un premio, desplaza un poco el dedo hacia los dientes incisivos y los molares, pero muy suavemente y de forma paulatina. 

Una vez que acepte este proceso, envuelve el dedo en una gasa en lugar de limpiarle los dientes con el dedo desnudo y empieza a utilizar una pasta dental específica o líquido para el control de placa y sarro para gatos.

Para la adaptación, primero puedes realizar la limpieza bucal uno o dos días a la semana hasta llegar a hacerlo a diario. Ten en cuenta que, si en algún momento el gato muestra reticencias, es mejor no insistir; vuelve a la fase anterior y pruébalo de nuevo al cabo de unos días. Cuando hayas completado el proceso de adaptación, puedes probar de usar un cepillo dental, bien sea dedal con cerdas o un pequeño cepillo dental especial para gatos.

Consejos para una óptima limpieza dental en gatos

Una vez que tu amigo ya se haya acostumbrado a que le laves los dientes de forma habitual, aplica los siguientes consejos para que este hábito sea aún más eficiente y cómodo para tu gato:

Gato con cepillo de dientes
  • Haz un cepillado suave: al cepillar los dientes, hazlo de forma suave, breve, y realizando un pequeño masaje en las encías.
  • Usa productos específicos para gatos: no uses nunca un dentífrico o colutorio para personas ya que pueden ser tóxicos para ellos. Las pastas dentales para gatos suelen llevar enzimas que ayudan a mejorar la limpieza de la placa sin tener que estar cepillando demasiado tiempo.
  • Usa juguetes especiales o snacks para los molares: muchas veces es difícil llegar hasta los últimos molares debido al pequeño tamaño de su boca. Para esos últimos dientes, resulta ideal usar juguetes especiales o snacks que no pueden tragar si no los muerden con las muelas y que ayudan a limpiar la superficie de los dientes.
Gato siguiendo a su dueño
  • Si observas alteraciones bucodentales, acude al veterinario: si se produce sangrado al limpiar los dientes al gato, detectas gingivitis o mal aliento, es muy importante que acudas inmediatamente al veterinario para que examine a tu gato y determine qué le está causando el problema.

Además de todos estos consejos, recuerda que ofrecer agua fresca a tu gato de forma permanente y que tu amigo beba después de comer también ayuda a mantener los dientes más limpios. ¿Sencillo, verdad? Ahora solo hace falta tu constancia y la colaboración de tu gato para conseguir una boca y dentadura fuerte y sana.

Artículos relacionados de Purina® Dentalife®:

Dentalife