Rutina de alimentación para tu mascota en estos días

Durante la situación actual, debemos prestar atención a algunos aspectos relacionados con la rutina de alimentación de nuestras mascotas.
Rutina de alimentación para tu mascota estos días
Rutina de alimentación para tu mascota estos días
Rutina de alimentación para tu mascota estos días

Ahora que pasamos más tiempo en casa, debemos prestar atención a algunos aspectos relacionados con la rutina de alimentación de nuestras mascotas.

Organízate de la mejor manera posible en cuanto a su nutrición:

  1. La producción de alimentos para mascotas está garantizada, sin embargo, si tu mascota necesita una dieta veterinaria específica ponte en contacto con tu centro veterinario.
  2. El centro también te indicará cómo recoger la comida de manera segura. No cambies la dieta veterinaria específica de tu mascota sin consultar con el veterinario.
  3. Ten en cuenta que los cambios repentinos pueden provocar diarrea. Si debes hacer un cambio, elige un producto adecuado para el tamaño, edad y estilo de vida de tu perro, y sigue estos consejos que te serán de utilidad:
    - Es posible que, en ocasiones, tengas que cambiar la dieta de tu perro: puede ser porque se esté haciendo mayor y necesite una dieta para perros de edad avanzada, porque tu perra esté embarazada o por un problema médico que exija una dieta especial. Si cambias su dieta demasiado rápido puedes alterar su digestión; por eso, debes hacerlo progresivamente (durante 7-10 días) para que las enzimas y bacterias de su tracto gastrointestinal puedan adaptarse de un modo natural.
    - Mezcla un poco del nuevo alimento con su comida actual, u ofrécele ambas comidas por separado. Durante un plazo de 7-10 días aumenta gradualmente la cantidad de comida añadida, a la vez que reduces la cantidad de comida anterior, hasta haberlas intercambiado por completo.
    - Si vas a cambiar de una comida húmeda a una seca, tu perro tendrá que acostumbrarse a la nueva textura. Al principio, masticará más, tardará más en terminar de comer y, casi con toda seguridad, necesitará más agua.
    - Si cambias de comida seca a alimento húmedo, posiblemente beba algo menos y se sienta algo extrañado por la ausencia de crujido. Puedes mezclarle algunas galletas para añadir textura. Recuerda que una ración de comida seca puede parecer más pequeña que una ración de comida enlatada. Esto se debe a que normalmente las comidas secas tienen mayor densidad de calorías, por lo que tu perro obtiene la misma cantidad de energía de una porción menor de comida seca que de una porción mayor de comida húmeda.
    - Si tu perro rechaza la comida nueva, aunque te la haya recomendado el veterinario, vuelve a hablar con él por si hubiera algún motivo por el que la pudiera estar rechazando. No te preocupes. Casi seguro que existe una comida alternativa que puedes probar.
    Tu veterinario podrá aconsejarte una transición segura si es necesario.

 

Controla el peso y la condición corporal de tu mascota:

  1. El nivel de actividad de algunas mascotas puede verse reducido debido a las restricciones de movimiento y esto puede conllevar un mayor riesgo de aumento de peso. El seguimiento del peso y la condición corporal es esencial para evitar este problema.
  2. Pesa a tu mascota cada dos semanas en casa. Si no tienes báscula en casa, usa las tablas de puntuación de la condición corporal para controlar el volumen de tu mascota.
    - Herramienta Sistema de Condición Corporal para gatos
    - Herramienta Sistema de Condición Corporal para perros
  3. La puntuación de la condición corporal es una herramienta muy fácil para controlar el volumen de tu mascota. Sigue las instrucciones, toca y observa el volumen y la forma de tu mascota y puntúa según la escala. Las mascotas deben obtener una puntuación de 5 en la escala de 9 puntos (en perros, también se acepta un 4). Una puntuación más alta indica que tu mascota tiene sobrepeso.
  4. Si observas un aumento en el peso de tu mascota (>5%) o un aumento en la puntuación de la condición corporal, reduce la cantidad diaria de alimento en un 10%.
  5. ¡Sé proactivo! Si la rutina de ejercicio de tu mascota se ve afectada por las restricciones de movimiento de tu zona, reduce la cantidad de alimento en un 10% ahora y ajústalo según sea necesario.

 

Evita el suministro excesivo de alimentos:

  1. Pasamos más tiempo en casa con nuestras mascotas y debemos procurar no darles más comida o golosinas de lo habitual.
  2. El exceso de comida a modo de snacks, premios, sobras o restos puede desembocar en sobrealimentación y aumentar así el riesgo de sobrepeso, que podría afectar negativamente la salud de tus mascotas
  3. El exceso de golosinas también puede desequilibrar una alimentación completa y provocar deficiencias nutricionales.
  4. Para evitarlo, la comida adicional que se les dé, además de su alimento completo, no debe superar el 10% de las calorías diarias. El veterinario puede ayudarte a comprobar si le estás dando demasiada comida.
  5. Cada mañana, coloca en una fiambrera la cantidad diaria de alimento para tu mascota (golosinas incluidas). Todos los miembros de la familia pueden alimentar o darle alguna golosina a la mascota, pero solo del contenido de la fiambrera, así se evita la sobrealimentación accidental.

 

Ten especial cuidado con los restos y sobras de comida que se dan al animal:

  1. Algunos de los alimentos que consumimos los humanos son peligrosos para las mascotas: evita el café, el chocolate, el ajo y las cebollas de cualquier tipo, también las uvas y pasas, el aguacate, las salsas picantes, los dulces y los chicles. Algunos alimentos sin azúcar (como ciertos tipos de mantequilla de cacahuete) pueden llevar xilitol (extremadamente tóxico para los perros) y también deben evitarse.
  2. Para que el animal no pida comida mientras la familia come o cocina, tenlo apartado o déjate preparado parte del pienso para ir dándoselo.

 

Disfruta del tiempo que pasas en casa con tu mascota sin riesgo de sobrealimentación:

  1. Cuando se te acerque, interactúa con tu mascota de otras formas; en lugar de darle comida, juega, aséala o acaríciala.
  2. Usa juguetes dispensadores de comida o escóndele la comida para que la busque. Con estas estrategias puedes tener a tu mascota entretenida, motivada y menos aburrida.
  3. También puedes aumentar el número de comidas diarias (sin aumentar la cantidad de alimento en sí) para que pasen menos tiempo sin acceso a la comida.
  4. Puedes usar parte de su ración diaria habitual como premio para no darle demasiadas golosinas.