Casas rurales con perro

El turismo rural siempre se ha caracterizado por ser una alternativa idónea para todas aquellas personas que desean desconectar del ajetreo de las grandes ciudades, y perderse durante unos días en un lugar en el que se respira naturaleza y paz.
Casas rurales que admiten perros
Casas rurales que admiten perros
Casas rurales que admiten perros

 

Desde hace unos años, debido a la demanda de propietarios que solicitaban vivir esa experiencia junto a su perro, buena parte de las casas rurales acondicionaron sus espacios, y ampliaron su oferta para cubrir las necesidades de estos nuevos visitantes, por lo que, afortunadamente a día de hoy, hacer turismo rural con perros es fácil, cómodo, y muy satisfactorio, tanto para los propietarios como para los perros.

 

Ventajas de las casas rurales con perros


Una de las grandes ventajas respecto a otro tipo de alojamientos “dog friendly”, principalmente campings y albergues rurales que admiten perros, es la posibilidad de alquilar la casa en su totalidad, lo que permite que familias y grupos de amigos puedan disfrutar de la experiencia, sin necesidad de tener que convivir con personas extrañas. Acostumbran a ser casas con pocas habitaciones, equipadas con todo lujo de comodidades: barbacoa, piscina con fácil entrada y salida para perros, sala de juegos, y hasta jacuzzi si se desea. Además, la opción de poder cocinar, unida a la de compartir el coste de alquiler íntegro, convierte esta alternativa de escapada en una de las más económicas y solicitadas.

Si éste no es tu caso, y lo que buscas es un alojamiento en casa rural que admite perros para dos personas, también puedes encontrar casas, con mayor o menor capacidad, y alquilar una habitación para disfrutar con vuestro perro/s. Esta alternativa ofrece la oportunidad de compartir la estancia con otros propietarios de perros, con todo lo bueno que ello conlleva para nuestros amigos de cuatro patas, básicamente en términos de socialización, interacción y juego. Al igual que ocurre en la opción anterior, estos alojamientos rurales están perfectamente equipados y disponen de zonas comunes para el disfrute de todos. Suelen disponer de un régimen de media pensión (desayuno y cena incluida), y gran parte de ellas incorporan en su oferta la posibilidad de apuntarse a realizar rutas o excursiones conjuntas con perro, orientadas a conocer parajes próximos, y disfrutar de jornadas diferentes junto a nuestros perros.

 

Pautas para planificar tu viaje con perro

Con el fin de ayudarte a que disfrutéis al máximo, nuestra recomendación es que tengas en cuenta las siguientes pautas cuando planifiques vuestro viaje:

1. Infórmate con antelación. Existen un sinfín de webs de casas rurales que admiten perros. La mayoría de ellas disponen de filtros mediante los que podrás personalizar al máximo vuestras necesidades, en cuanto a destino, prestaciones, fechas, precio, forma de pago, etc. No olvides tener en cuenta la opinión de otros visitantes. Y, ante cualquier duda, contacta directamente con la casa rural escogida para disponer de mayor detalle.

2. Consulta las características del trayecto, teniendo en cuenta la normativa establecida por el RACE en lo que se refiere a las medidas homologadas para viajar con perro (ver artículo “La seguridad viajando con tu perro en coche”).

3. Comprueba que el estado de salud de tu perro es óptimo (idealmente vía visita veterinaria), que goza de microchip, y que su cartilla de vacunas está actualizada. Y, sobre todo, asegúrate de que está desparasitado externa e internamente. Piensa que va a estar en contacto con otros perros en un ámbito natural, expuesto a ácaros, pulgas, garrapatas u otros, con el peligro de contagiar o ser contagiado.

4. Con el fin de prevenir, no está de más que te informes de si hay algún centro veterinario cerca de vuestro destino, y cuáles son sus horarios, por si surgiera algún accidente imprevisto. Puedes hacerlo con antelación o cuando lleguéis al lugar de alojamiento rural con tu perro, preguntando a las personas que gestionan la casa rural.

4. No está de más incorporar en su collar una placa identificativa con tu teléfono, o incluso un dispositivo GPS para perros, con el fin de evitar disgustos si se escapara o perdiera (ver artículo “La importancia del localizador GPS de perros en viaje”).

5. Por último, no olvides destinar un tiempo a preparar su maleta, introduciendo en ella todo aquello que lo hará sentirse como en casa: su cepillo, juguetes, algunos snacks tipo premio, y su gel por si necesitas bañarlo. Añade también su alimentación habitual, bebedero y comedero para perros, correa, y bozal. Este último será imprescindible si tu perro está considerado como una raza potencialmente peligrosa. Ahora sólo os queda disfrutar de la experiencia que supone ir a casas rurales con tu perro.