La seguridad viajando con tu perro en coche: rejas, separadores, redes y barras

Con la llegada del buen tiempo, aumentan las ganas y se incrementan las opciones de que los propietarios decidan viajar junto a sus perros. Pese a que, cada año existen más campañas de concienciación sobre la seguridad de viajar en coche con mascotas, debido al número de accidentes registrados en las carreteras, detectamos que sigue existiendo mucho desconocimiento, y malas prácticas por parte de los propietarios.
Métodos seguros para viajar con tu perro en coche
Métodos seguros para viajar con tu perro en coche
Métodos seguros para viajar con tu perro en coche

 

Viajar con mascotas es una responsabilidad que puede poner en peligro a todos los ocupantes del vehículo, y conllevar importantes sanciones para los propietarios. Informarse previamente de las mejores opciones de desplazamiento, y conocer lo que dictamina el código de circulación es imprescindible si decides viajar junto a tu perro.

 

Pautas a tener en cuenta para viajar con tu perro en coche

Por muy tranquila y dócil que sea tu mascota, o por muy habituada que esté a tu vehículo, nunca debes permitir que tu perro viaje suelto, ni en el asiento trasero ni en el delantero, aunque el copiloto tenga control sobre él. Cualquier trayecto en coche puede estar sujeto a maniobras bruscas de conducción, u otras situaciones imprevistas que pueden provocar la reacción inesperada de tu perro, alterando tu concentración durante la conducción, o peor aún, accionando algún mecanismo del vehículo que provoque consecuencias indeseadas.

La presencia de tu perro no debe poder interferir en ningún caso con la de los integrantes del coche, por lo que mantenerlo correctamente separado y protegido es de vital importancia para que vuestra experiencia de viaje juntos sea óptima.

Según determinan los responsables del RACE (Real Automóvil Club de España), existen 3 opciones de sujeción de perros durante la conducción, todas ellas homologadas mediante las normas europeas ECE R17, y establecidas en función del tamaño de las mascotas.

Es imprescindible que tomes buena nota de ellas y te inclines por la que mejor puede adaptarse a las características de tu perro.

 

Viajar con perros de gran tamaño en coche

Tu perro puede viajar suelto, únicamente, si es de gran tamaño y dispones de un coche familiar con un amplio maletero. En este supuesto, puedes adquirir en el mercado y en tiendas especializadas para mascotas, elementos homologados, tales como barreras y separadores para perros, redes de material consistente o, idealmente una rejilla o reja metálica divisoria para que tu perro viaje seguro. Cualquier de ellos, deberá ir correctamente ubicado entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina trasera del maletero.

Esta opción suele proporcionar un mayor grado de libertad de movimiento a tu perro, pero debes saber que no cubriría vuestra seguridad al 100% en caso de colisión. Por eso el RACE recomienda que, si te inclinas por alguno de estos sistemas, lo combines con el uso de un transportín adecuado al tamaño de tu perro. Éste deberá ir colocado en el maletero, en posición trasversal a la marcha.

En el caso de que tu perro supere los 10 Kg de peso, puede ir sentado en el asiento trasero, con un arnés de doble anclaje que irá sujeto a los enganches de los cinturones de seguridad, mediante un sistema de unión corto. Existe la opción de utilizar un arnés de un solo anclaje, pero el RACE no lo recomienda, ya que en caso de colisión la hebilla podría romperse y desplazar al animal hacía delante, ocasionando lesiones importantes para los integrantes del vehículo, y para tu mascota.

 

Viajar con perros de tamaño pequeño en coche

Si tu perro es de tamaño pequeño, lo ideal es que viaje en un transportín rígido lo suficientemente amplio para que pueda estirarse si lo desea. Éste deberá ir encajado, idealmente, en el lado derecho, y en el suelo del asiento trasero. La razón por la que se recomienda ubicarlo en este lado, tanto en este caso como en el anterior mencionado, responde a la lógica de maniobra. El lado derecho es el más próximo a la acera, por lo que el acceso al transportín, o a tu mascota será más fácil y seguro.  


Por último, recuerda que la temperatura del coche en épocas estivales puede ser mortal para tu perro si lo dejas dentro y solo, cuando realices alguna parada. Por muy breve que sea, lo más conveniente es que extraigas a tu perro del coche, bien sujeto con su collar y correa. Aprovecha este momento, para buscar alguna área o zona que le permita pasear, beber agua fresca y hacer sus necesidades.