Ir de camping con perros

Llega el buen tiempo. Las estaciones ideales para disfrutar de la naturaleza y el aire libre. Y no quieres perderte esos días que tienes libre para escaparte con tu perro y compartir experiencias juntos.
Ir de camping con tu perro
Ir de camping con tu perro
Ir de camping con tu perro

 

Si éste es tu caso, la opción de alojarse en campings “dog friendly” se está convirtiendo en una tendencia en alza. Los motivos son muchos y muy relevantes para los propietarios que quieren disfrutar junto a sus mascotas.

Entre ellos, los siguientes:
- Cada año, aumenta el número de campings que admiten perros, y cada vez ofrecen mayores posibilidades de bienestar para ellos.
- La relación calidad – precio suele ser óptima en campings que acepten perros.
- Pueden cubrir cualquier tipo de necesidad, tanto si decidís viajar con la familia, como si lo hacéis con una pareja, o únicamente con tu compañero canino.
- Se puede acceder a ellos en coche, que es uno de los medios más seguros, y confortables para desplazarte junto a tu mascota.
- Acostumbran a estar ubicados en zonas cercanas a playas o montañas, lo que augura un sinfín de aventuras.
- Son alojamientos que permiten la socialización con otros propietarios de perros, con todas las ventajas que ello puede proporcionaros.


Si después de analizar estos argumentos, te decides por escaparte a un camping con tu perro, es recomendable que tengas en cuenta las siguientes pautas para evitar imprevistos:


1. Planificar con antelación

Infórmate previamente sobre los campings “dog friendly” que mejor se adaptan a vuestro plan de viaje, teniendo en cuenta la zona, las posibilidades que ofrecen sus alrededores, el equipamiento, los precios, y también la valoración de otros propietarios que hayan estado alojados allí.

Para evitar sorpresas indeseadas, indica el número de personas que vais a alojaros, y manifiesta si preferís dormir en una única tienda de campaña (junto a tu perro en colchonetas individuales), en tiendas de campaña individuales, o bien en un bungalow que acepten perros, de mayores dimensiones y con más equipamiento. 

También es importante que preguntes respecto a las normativas de acceso y convivencia dentro del camping. Aspectos como la raza, su tamaño, o el número de perros con el que decidas alojarte, puede conllevar el cumplimiento de distintos requisitos en un camping u otro.


2. Previo al viaje

Si no conoces la normativa para poder viajar con seguridad junto a tu perro, infórmate con antelación sobre las medidas a tomar, y las opciones homologadas por el RACE (ver artículo “La seguridad viajando con tu perro en coche”).

Ten en cuenta que, para poder desplazarte a cualquier lugar con tu perro, necesitarás que disponga de microchip, que tenga su cartilla de vacunas actualizada, y que esté desparasitado tanto interna como externamente. De no ser así, podría estar expuesto a picaduras de garrapatas, pulgas u otros insectos, habituales en zonas de montaña, ríos y playas. En el caso, de que decidas instalarte en un camping “dog friendly”, ubicado en un país extranjero, visita al veterinario para que te indique qué otros requerimientos sanitarios (vacunas) o burocráticos (pasaporte) debes cumplir.

En paralelo, y con el fin de prevenir, infórmate de si hay algún centro veterinario cerca de vuestro destino, y cuáles son sus horarios, por si surgiera la necesidad de tener que visitarlo. Puedes hacerlo con antelación o cuando lleguéis al camping, preguntando a las personas que lo gestionan.

Destina un tiempo para hacer la maleta de tu perro. La idea es que tu mascota se sienta lo más cómoda posible en su nuevo destino, por lo que en su maleta no debe faltar su cepillo, juguetes preferidos, algunos snacks compensatorios, y su gel por si surge la necesidad de bañarlo. Añade también su alimentación habitual, bebedero y comedero, correa, y bozal. Este último será imprescindible si tu perro está considerado como una raza potencialmente peligrosa.


3. Una vez alojados

Normalmente, a diferencia de los gatos, los perros suelen adaptarse muy fácilmente a los nuevos espacios. Más aún, si sienten la presencia y el contacto de sus propietarios junto a ellos. Cuando os instaléis, deja que tu perro inspeccione el nuevo lugar, indicándole dónde podrá comer, beber, jugar, y descansar si lo desea. Y, sobre todo, indícale en qué lugar podrá hacer sus necesidades.

Es importante que tengas control sobre él en todo momento, con el fin de evitar que pueda realizar algún destrozo, o molestar al resto de personas alojadas en el camping.

Por último, infórmate de las actividades que puedes realizar junto a tu perro en las inmediaciones. Muchos de los campings que admiten perros, disponen de zonas de actividad común, o de travesías organizadas para el disfrute de los perros y sus propietarios.