LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL EN PERROS

Las enfermedades de la piel en perros

LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL EN PERROS

Las enfermedades de la piel en perros

LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL EN PERROS

Las enfermedades de la piel en perros
August 27, 2019

LAS ENFERMEDADES DE LA PIEL EN PERROS

Enfermedad de la piel en perros: la dermatosis canina

Los problemas de piel en perros más comunes son los picores, las alergias y las irritaciones. Las causas principales son las picaduras de insectos como las pulgas y las garrapatas, patógenos externos como los ácaros o el polen y las alergias alimentarias propias de cada perro.

Puesto que la piel es el órgano más extenso del cuerpo, hay mucho sitio para la dermatosis canina. Los síntomas de las diferentes enfermedades de la piel en perros suelen ser parecidos, pero en este artículo te enseñaremos a diferenciar los problemas de piel más comunes y a tratar a tu perro antes de llevarle al veterinario.

 

Cómo detectar las enfermedades de la piel en perros

Para saber si tu perro padece algún tipo de dermatitis, debes estar atento a cualquier cambio en su comportamiento. Este es el indicador más efectivo para saber que algo está pasando. Si observas que se rasca más de lo habitual no lo pases por alto, seguramente te está diciendo que tiene algún problema y necesita ayuda. Si tienes dudas sobre el comportamiento de tu perro o crees que puede padecer alguna enfermedad, antes de nada, recomendamos visitar al veterinario.

Los perros tienen diferentes maneras de comunicarte que existe un problema en su piel. Estas son las manifestaciones más habituales de cualquier dermatosis:

  • Picores: si tu perro se rasca con frecuencia por todo el cuerpo, se lame mucho o se muerde la piel, podría padecer una dermatitis. Ten en cuenta que la intensidad de los picores es tan alta que a veces pueden producirse heridas en la piel del perro a causa del rascado y no de la enfermedad en sí.
  • Caspa: los perros tienen episodios de caspa de manera estacional, pero si la caspa permanece más tiempo de lo normal y llega a cubrir todo su cuerpo, podría ser una dermatosis. Observa si hay restos de caspa en su manta o cama.
  • Otitis: si tu perro padece de otitis con frecuencia es probable que la causa sea una dermatitis.
  • Alopecias: algunas dermatosis se manifiestan con la pérdida de pelo.
  • Otros síntomas a tener en cuenta: costras o erupciones, zonas más calientes en su cuerpo, enrojecimiento o inflamación, sequedad o irritación, coágulos de sangre y decoloración de la piel.

 

Tipos de enfermedades de la piel en perros

Antes de continuar, es importante que sepas esto: si bien es cierto que muchas dermatosis tienen un aspecto alarmante, no todas son tan graves como parecen. Pero si realmente estás ante un caso difícil, no olvides que todos los problemas de piel en perros tienen tratamiento ¡y la inmensa mayoría se curan!

Conocer el origen de los diferentes problemas de piel en perros te ayudará a reaccionar de manera adecuada ante el problema:

  • Infecciosas: la infección en la piel de los perros o pioderma aparece cuando las bacterias se cuelan en el cuerpo, normalmente a través de una herida abierta en la piel. 
  • Parasitarias: los ácaros son los causantes de las enfermedades parasitarias más comunes, como las sarnas.
  • Alérgicas e inmunomediadas: la alergia es la consecuencia de una reacción desmesurada del sistema inmunitario de nuestro amigo, normalmente causada por la picadura de insectos (como las pulgas), los alimentos (alergia alimentaria) o los agentes externos como el polen. Algunos productos como los champús también pueden irritar la piel de nuestro perro.
  • Hongos: los hongos viven de manera natural en la piel del perro, pero un crecimiento masivo de la población de hongos en su piel puede convertirse en un problema.
  • Seborrea: el exceso de grasa en la piel del perro es un síndrome causado por diferentes motivos como las alergias, los  parásitos o los problemas del sistema inmunológico u hormonal.

 

Las enfermedades de la piel en perros más comunes

  • Dermatitis parasitarias

  • Sarna sarcóptica

Esta es una de las enfermedades de la piel en perros más contagiosas. La genera unos ácaros que causan erupciones y fortísimos picores. Además de tratar a tu perro siguiendo las indicaciones de tu veterinario, deberás desinfectar las alfombras, la ropa y los muebles de tu casa. Para evitar el contagio procura que tu perro no esté en contacto con otros perros.

Los picores (o prurito) comienzan en la zona de las axilas, vientre, cara y orejas. Pueden aparecer heridas y alopecias a causa del fuerte rascado. También puede aparecer descamación, llagas y úlceras. Ante estos síntomas debes acudir a tu veterinario lo antes posible. Existen diferentes tipos de sarnas y solo un veterinario puede indicar el tratamiento adecuado.

  • Dermatitis producidas por hongos y bacterias

  • Micosis

Este problema comienza en las patas del perro, concretamente debajo de las uñas, y prolifera hasta extenderse por todo el cuerpo (en algunos casos). Ante la duda, te aconsejamos que revises las patas de tu perro en busca de sarpullidos con forma de círculo y sin pelo.

Es importante que le seques muy bien después del baño o de un paseo por el río, la humedad es el ambiente ideal para que los hongos proliferen. El tratamiento suele ser un champú especial y medicación específica.

  • Tiña

Esta dermatitis producida por hongos se contagia a los humanos con mucha facilidad, por lo que hay que actuar con rapidez. El principal problema es que los síntomas no aparecen hasta 3 semanas después del contagio, así que puede seguir transmitiéndose sin ser vista. Pero una vez que se empieza a tratar deja de ser contagiosa y al cabo de un tiempo (a veces meses) se cura.

Se manifiesta con pequeñas zonas sin pelo, normalmente acompañadas de descamación. La dermatofitosis o tiña se caracteriza por no producir picor en perros.

  • Pioderma o infección cutánea

Independientemente del tipo de bacteria que las cause, las dermatitis de origen bacteriano (o pioderma) son infecciones en la piel del perro que requieren un tratamiento con antibióticos de varias semanas de duración. La pioderma puede afectar a toda la superficie del cuerpo o puede ser localizada, y puede ser superficial o profunda, favoreciendo la aparición de pus en el segundo caso.

Causa

Normalmente las infecciones bacterianas son la consecuencia de otras enfermedades infecciosas de la piel que no han sido bien tratadas, como por ejemplo la dermatitis atópica (de origen alérgico). En consecuencia, su evolución dependerá de cómo evolucione la enfermedad principal.

La bacteria más frecuente que provoca las infecciones de la piel es el Staphylococcus pseudointermedius, que aprovecha cualquier fisura cutánea para entrar en el organismo del perro y provocar una sobreinfección bacteriana o pioderma.

Síntomas

Los síntomas suelen ser muy desagradables y dolorosos para el perro, por lo que hay que actuar con la mayor rapidez. Pueden ser desde pequeñas ronchas en la piel hasta grandes pústulas inflamadas, con o sin pelo en la zona. La ventaja de tener unos síntomas tan evidentes la convierten en una enfermedad fácil de identificar. Aún así, la responsabilidad del diagnóstico siempre debe estar en manos de nuestro veterinario.

Los síntomas de la pioderma son muy variados y pueden incluir:

- Inflamación de la piel y picor (o purito).

- Alopecia en las zonas afectadas.

- Pequeñas manchas rojas con relieve (o pápulas).

- Pústulas y pus.

- Costras.

- Olor desagradable.

Tratamiento

En la mayoría de los casos se requiere un tratamiento con antibióticos. En función del tipo de bacteria que haya causado la infección en la piel del perro se recetará el específico para cada caso, complementado con jabones antisépticos y cremas especiales para controlar las lesiones y evitar que vayan a más. El tratamiento con antibióticos durará una semana más después de la desaparición de las heridas.

​​​​​​​Prevención

El tratamiento habitual con productos antiparasitarios es una buena manera de prevenir la causa más común de la infección cutánea: las bacterias que entran en el cuerpo de nuestro perro a través de las heridas producidas por el rascado que provoca la picadura de parásitos como la pulga.

 

  • Alérgicas e inmunomediadas

  • Dermatitis alérgica producida por la picadura de pulga (DAPP)

Las pulgas son sinónimo de picor, pero si además tu perro es alérgico a la saliva de su picadura, el problema crece expandiéndose por toda la piel. En estos casos, el tratamiento más efectivo para estas enfermedades de la piel en perros es la prevención de las infestaciones de pulgas, además de un tratamiento que reparare la piel de nuestro perro que ya haya sido afectada.

Además, muchas pulgas (y garrapatas) son portadoras de otras enfermedades parasitarias o infecciosas, agravando aún más el cuadro clínico de la DAPP. Es recomendable mantener controladas pulgas y garrapatas para evitar males mayores.

  • Alergia alimentaria

Aunque a priori no relacionamos los problemas de piel de los perros con su alimentación, has de saber que los alimentos pueden ser la causa de múltiples enfermedades cutáneas. Como ya te hemos explicado a lo largo de este artículo, los síntomas de las diferentes dermatitis son múltiples y similares y, los síntomas de las alergias alimentarias no son una excepción.

Este tipo de alergias son las más difíciles de diagnosticar a causa del amplio abanico sintomático. Por eso, si sospechas que tu perro es alérgico a algún tipo de alimento, lo mejor es que hagas un listado de todos los alimentos que toma y lo lleves al veterinario. El secreto del tratamiento consiste en identificar qué alimento le provoca alergia y eliminarlo de su dieta.

  • Dermatitis atópica

Esta es la enfermedad cutánea de origen alérgico más común de los perros. Entre un 10% o un 15% de los perros son atópicos. Esto significa que son mucho más sensibles a algunos componentes ambientales que llamamos alérgenos: los ácaros del polvo, el polen, o el moho.

La reconocerás por los principales síntomas: picores, inflamación y enrojecimiento de la piel, prurito y sequedad. El prurito es especialmente característico de esta dermatitis porque contribuye a convertir esta enfermedad en algo crónico. Además de los principales, hay otros signos como cambios en el pelaje, alopecia o heridas en la zona del abdomen y axilas.

No se conoce el origen de la dermatitis atópica, pero sabemos que según el estado de la piel hay más o menos posibilidades de que los perros atópicos padezcan esta enfermedad.

Al tratarse de un problema crónico por causas que se desconocen, no hay un tratamiento específico,  éste se basa en controlar los síntomas de las infecciones secundarias como la provocada por la dermatitis por picadura de pulga (DAPP) por ejemplo.

Bañar a nuestro perro frecuentemente con champús específicos y una alimentación de calidad son otras medidas de soporte que le ayudarán a mantenerse saludable.

Comparte este producto con otras personas

EmailtwitterFB