RASCADORES Y ÁRBOLES PARA GATOS: cómo son y sus grandes ventajas


Los rascadores para gatos han evolucionado muchísimo desde hace unos años, por eso es fácil encontrar, en tiendas especializadas para mascotas, alternativas originales y sorprendentes, para todos los bolsillos de los propietarios, tamaños del gato, y necesidades de ambos.

Lo cierto es que los rascadores para gatos no son simples juguetes, porque cumplen muchas otras ventajas que hay que tener en cuenta si decides convivir con un felino. Entre ellas, destacamos:

- La posibilidad de que tu gato se afile las uñas sin que haya de recurrir para hacerlo a muebles u otros enseres de tu hogar. Recuerda que, para los felinos, el afilado de sus uñas es una necesidad natural, no un capricho.

- Funcionan como respuesta a muchos de sus instintos, como la predisposición a cazar y el marcaje de un territorio propio.

- Les permiten jugar, entretenerse y ejercitarse. Este último aspecto es fundamental para los gatos caseros que no se mueven en exceso, o que muestran tendencia a la obesidad.

- Despiertan sus sentidos, y favorecen su inquietud innata, y su inteligencia.

- Debido a que los perciben como auténticos retos de juego, les ayudan a liberar su posible tensión y a desestresarlos.

- Y en lo que se refiere a los propietarios, son elementos que no ocupan un excesivo espacio, ni precisan de un gran mantenimiento.

Como ya hemos mencionado, la gama de alternativas es amplia y variada, por lo que vamos a proporcionarte una selección de las que consideramos más útiles:

1. Rascador para gatos vertical de pared
Es el más recomendado para que los gatitos se acostumbren a este elemento. Apenas ocupa espacio, pero es una excelente opción de iniciación que puedes ir evolucionando a medida que tu gato crezca.

2. Rascador para tu gato plano de suelo
Es una de las opciones más económicas y eficaces para el afilado de uñas. Es cierto que no incorpora elementos de juego, pero ayudará a que tu gato se familiarice con este elemento y lo incorpore a su rutina habitual.

3. Rascador con postes
Pequeño, económico y muy funcional. Ideal para que tu gato se acostumbre a afilar sus uñas, y realizar estiramientos.

4. Rascador vertical esquinero
Es una de las mejores alternativas, y las más funcional para ti, si quieres cubrir aquellos huecos entre muebles y pared que deseas proteger del afilado de uñas de tu gato.

5. Rascador vertical grande
Su altura puede oscilar entre 1 ó 2 metros. Este rascador para gatos grande incorpora columnas, variedad de plataformas de felpa acolchadas, y distintos juguetes (tipo bola), que quedan suspendidos en el aire mediante tiras elásticas. Están recomendados para gatos adultos (más de 1 año), y pese a que su precio puede ser elevado, sus materiales son resistentes, no ocupan un espacio excesivo, y sus diseños proporcionarán experiencias de juego increíbles para tu gato.


8. Árbol rascador para gatos
Los hay de muchas medidas, aunque las más aconsejables son los que oscilan entre los 50 cms de base. Para los felinos funciona como un auténtico parque de atracciones, porque incorpora salidas y entradas tipo cueva, túneles, distintos tipos de superficies, postes con juguetes en sus extremos, e incluso una estructura de árbol para que tu gato pueda escalar. Con este tipo de rascador, tu felino puede pasar horas entretenido además de conseguir un afilado de uñas perfecto.

Por último, es importante destacar que no es necesario incurrir en costes para tener un rascador perfecto para tu gato. Basta con reciclar algunas cajas y cartón resistente para que puedas elaborar fantásticos rascadores caseros.
Te aconsejamos que revises algunos tutoriales en Youtube para comprobarlo, y que tengas en cuenta las ventajas funcionales que le aporta un rascador a tu gato (mencionadas al inicio de este artículo). Si las cumple todas, seguro que ambos os sentiréis estupendamente.