VERANO Y GATOS: La importancia de la hidratación

La correcta hidratación de los gatos es una de las cuestiones que más preocupa a sus propietarios, sobre todo en los meses de verano, en los que las altas temperaturas pueden contribuir a su deshidratación, ocasionándole importantes afectaciones renales y del aparato urinario.
La importancia de la hidratación
La importancia de la hidratación
La importancia de la hidratación

 

¿Cuánta agua debe beber un gato?

Ante la pregunta de cuánta agua debe beber un gato, hay que tener en cuenta que, cualquier gato, para mantenerse bien hidratado, necesita ingerir una media diaria de 50 a 100 mililitros de agua por kg de peso. Este límite conviene verse sobrepasado si tu gato está muy expuesto a altas temperaturas y/o se ejercita en exceso durante el periodo estival.

El problema es que algunos gatos muestran poca predisposición al contacto con el agua, y que su temperamento sibarita los condiciona a ser muy exigentes ante los condicionantes a la hora de ingerirla. Si éste es tu caso, te recomendamos que sigas los siguientes consejos sobre cómo hidratar a un gato para asegurar que tu gato bebe la cantidad de agua que requiere su cuerpo para mantenerse hidratado durante todo el verano.


1. Combina la alimentación seca con la húmeda

Es cierto que la alimentación seca es necesaria para tu gato, porque contiene un gran número de nutrientes y fomenta el buen mantenimiento de sus dientes. Ahora bien, piensa que este tipo de alimentación acostumbra a contener aproximadamente un 10% de agua. La alimentación húmeda, por el contrario, se caracteriza por incorporar, aproximadamente, un mínimo del 60% de agua, hecho que unido a las variedades de sabores y texturas existentes, puede contribuir a mejorar su hidratación, sobre todo si tu gato renuncia a beber el agua que debiera.


2. Tu gato necesita disponer de agua limpia y fresca en todo momento

Por eso recomendamos que ubiques varios bebedores en distintos lugares de tu casa. Su extremo sentido de la limpieza, puede hacer que se niegue a beber si considera que sus bebedores no cumplen las normas de higienes deseadas. Es decir, mantén siempre limpios los bebedores y cambia el agua con frecuencia, manteniéndola siempre fuera del alcance del sol.


3. Material del bebedero

Otro aspecto que puede motivar su resistencia a beber agua está asociado con el material del bebedero. Curiosamente, el plástico puede desagradarle en términos de sabor. La mejor opción es recurrir a bebederos de acero inoxidable o aluminio (que podrás adquirir en tiendas especializadas para mascotas), y que además contribuirán a mantener más fresca la temperatura del agua.


4. Dimensiones del bebedero

Respecto a las dimensiones de los bebederos, intenta adquirir aquellos cuya anchura mínima le permita beber agua sin que sus bigotes toquen los bordes, ya que esto puede incomodarlo y convertirse en otro motivo para que tu gato no beba agua.


5. Pon mucha agua en el bebedero

Pese a que parezca increíble, a muchos gatos les entusiasma ver su bebedero rebosante de agua siempre. De esta forma, lo perciben más limpio y disfrutan al contemplar la abundancia de agua.


6. El tipo de agua no es relevante

No debes preocuparte en exceso por el tipo de agua que le proporciones. A los gatos les gusta el agua corriente, y así lo demuestran cuando ascienden a la pila de los lavamanos para absorber las gotas que se van desprendiendo. Por lo tanto, a no ser que vivas en una zona en la que la calidad de tu agua corriente no esté en condiciones, no es necesario que recurras a comprarle agua mineral.


7. Fuentes eléctricas para gatos

Y si quieres estar a la última, ten en cuenta que hace unos años se lanzaron al mercado lo que se conoce como “fuentes eléctricas para gatos”, cada vez más populares entre los propietarios. Concretamente, son fuentes conectadas a una red eléctrica, que al contener una pequeña bomba de agua generan un chorrito continuo. Es cierto que su presencia y novedad respecto a la salida del agua supone para los gatos un atractivo adicional, que puede predisponerlos a interactuar con el agua y aumentar su deseo de beber. Pero, esta opción tiene ventajas y también inconvenientes, por lo que te aconsejamos que antes de adquirirla te informes debidamente de sus propiedades y consultes la opinión de otros propietarios que ya la han probado.



Por último, ten en cuenta que además de informarte sobre cómo hidratar a un gato, es conveniente que tomes otras medidas para que sufra lo mínimo por culpa del exceso de las temperaturas veraniegas (ver artículo “En verano: 10 aspectos clave de la temperatura corporal de los gatos”).